Sergio pasa revista antes del debut en Liga

El vestuario sigue pensando en Europa como objetivo

Sergio durante su comparecencia al término del Celta-Mainz 05 /

Sergio Álvarez tiene en la paciencia y el trabajo sus dos mayores virtudes. Trabaja todos los días como si fuese el último, como si tuviese que demostrar continuamente su valía, como si cada partido fuese un examen para el de Catoira. Y la paciencia es su mayor virtud porque siempre le dan como suplente, siempre parece que la apuesta por el joven Rubén Blanco pasa de entrenador a entrenador. Y ahí está Sergio esperando pacientemente su oportunidad. Una nueva inoportuna lesión en pretemporada de Rubén le ha vuelto a dar la alternativa al Gato. Y volverá a arrancar la temporada como titular. Contra el Mainz 05, en el debut de Mohamed y su Celta en Balaídos, lo que se iba a convertir en una fiesta para ver a Beltrán, Araújo, Boufal o Juncá, se convirtió en una exhibición de Sergio evitando que, en lugar del 1-2 final, el partido acabase 1-3 o 1-4. Esa es su principal virtud.

Es uno de los pesos pesados del vestuario y le tocó analizar al equipo justo antes del arranque de temporada. Sergio da la cara siempre; ya sea después de encajar 6 en el Bernabéu o después de un momento complicado. Y lo hizo ayer justo antes del arranque de la Liga, en un año en el que, curiosamente, los discursos desde dentro del vestuario tanto del entrenador como del capitán Mallo versan sobre elevar el listón de la ambición. Se ha marcado como objetivo el luchar por Europa. Sergio considera importante ser ambiciosos este año aunque también es consciente de lo mucho y bien que se han reforzado rivales como Villarreal, Betis, Real o Athletic con los que habrá que jugarse el cocido.

Su gran actuación de ayer evitó que, un Celta descosido en la segunda parte, encajase una goleada que pudiese hacer mucho daño. Paradas de mucho mérito como un mano a mano con todo el tiempo del mundo para el delantero que no esperaba que Sergio le aguantase tanto. Precisamente sobre la debilidad o fragilidad defensiva del Celta y lo costoso del repliegue para la medular, el veterano portero asegura que están trabajando a conciencia para intentar mejorar este aspecto que es fundamental para que los rivales no te castiguen.

Como peso pesado del vestuario también quiso hablar de Emre Mor. El turco salió en la segunda parte acelerado, vio una tarjeta por protestar al árbitro, siguió encarándose con Iglesias Villanueva, con los rivales, haciendo aspavientos. El árbitro gallego, al ser un partido de pretemporada, vio para otro lado y no pasó la cosa de ahí. Si llega a ser en Liga el Celta hubiese acabado el partido con 10 y desquiciado. Pide Sergio paciencia con el turco pero también asegura que hablarán con él porque esas actitudes perjudican al equipo. Es bueno que salga para revolucionar el partido pero no revolucionado, concluyó el de Catoira.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?