Junior Alonso o el futbolista que fue mecánico con 12 años

El lateral-central paraguayo del Lille puede convertirse en el séptimo fichaje del Celta

Junior Alonso durante una rueda de prensa /

Entre las peticiones de Antonio Mohamed a la directiva y a la dirección deportiva del Celta estaba la de un lateral izquierdo y un central para suplir las bajas de Jonny, Sergi, Fontás y el no contar con Mazan. El club estaba buscando en el mercado pero sin demasiada prisa pero, la inoportuna lesión de Juncá en el amistoso con el Mainz 05 ha agilizado, todavía más, el proceso de fichaje. El lateral catalán sufrió una posible rotura de fibras del bíceps femoral izquierdo y, casi con toda seguridad, se perderá las primeras semanas de competición. Y ahí aparece, con mayor urgencia, el nombre del defensa paraguayo Júnior Alonso (Asunción, 1993). Es internacional con Paraguay, cumple el requisito que puede jugar de central o de lateral, es zurdo y además posee una muy buena capacidad para sacar el balón. Mide 1,85 y, este fin de semana, se quedó fuera de la convocatoria del partido que disputaba el Lille. Equipo al que llegó el pasado verano desde Cerro Porteño a petición de Marcelo Bielsa. Estaba todo cerrado con Racing de Avellaneda pero los 4 millones que puso encima de la mesa el club francés fueron suficientes para ganarle el pulso a La Academia.

Júnior Alonso tiene una historia muy curiosa porque hasta los 10 años jugaba al fútbol sala, a los 10 da el salto al fútbol once y, cuando empezaba a destacar con 12, se tuvo que dedicar en cuerpo y alma a ayudar a su padre en el humilde taller de reparación de motos. Se tuvo que hacer mecánico con 12 años y ya casi pensó que no iba a cruzarse el fútbol en su camino. Pero si que volvió a pasar el tren del fútbol a los 16 años cuando Cerro Porteño le llama para hacer las pruebas de selección y, tras dos semanas, lo escogen. Empieza a trabajar a destajo para recuperar el tiempo perdido y, a los 20 años, juega el Mundial Sub-20 con Paraguay, titular con Cerro Porteño, gana la Liga y debuta con la absoluta guaraní. Después sigue creciendo como jugador y ahora, podrá dar el salto a la Liga y a España si nada se tuerce en los famosos flecos futbolísticos. En Vigo tendrá mejor tiempo que en Asunción. Ironizaba Junior Alonso que, cuando llegó a Lille había 0 grados y que estaba acostumbrado a temperaturas de 30-35 en su país. El séptimo fichaje puede estar al caer.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?