La instrucción de vigilar a pie a los manteros vuelve a enfrentar al Ayuntamiento con la Policía

El sindicato mayoritario CPPM asegura que la nueva orden obliga a los agentes "a ponerse de perfil" y reclama al consistorio que vaya a por las mafias que "son el origen del problema"

Manteros, top manta, inmigrantes en la calle / ()

La Policía Municipal de Madrid priorizará el patrullaje a pie contra la venta ambulante ilegal, más conocida como 'top manta'. En una instrucción fechada el pasado 10 de agosto, y a la que ha tenido accedo Radio Madrid, el Comisario General de la Policía, Teodoro Pérez, pide que a la hora de intervenir "se prime la protección de agentes y ciudadanos".

Fuentes del área de Salud, Seguridad y Emergencias, aseguran que el envío de esta circular no está relacionado con la polémica sobre la seguridad en las calles impulsada por Ciudadanos, y lo atribuyen a la muerte, el pasado mes de marzo, del mantero Mame Mbaye. "Es una instrucción de carácter técnico", apuntan las mismas fuentes, que dicen que la orden busca "garantizar la convivencia y el buen uso del espacio público" y evitar "ocupaciones intensivas del espacio público". 

Así, estas intervenciones que deberán ser planificadas y ordenadas por los mandos y estar coordinadas entre las distintas unidades, requerirán de una fase previa de análisis que "incluye conocer las localizaciones con mayor problemática en función de horarios". Entre los aspectos a analizar destaca la valoración de los planes de protección de locales cercanos, es decir, las salidas de emergencias, la concentración de clientes, los anchos de acera así como la existencia de obras, para analizar las vías de evacuación y la correcta movilidad de las personas.

"Nos obligan a ponernos de perfil"

Esta nueva orden ha supuesto un nuevo desencuentro entre el Ayuntamiento de la capital y los sindicatos más críticos, que llevan meses de negociaciones frustradas para sacar adelante un nuevo convenio colectivo para el cuerpo. El mayoritario CPPM asegura que la instrucción "les obliga a ponerse de perfil" ante lo que consideran "un problema de seguridad", y reclaman al consistorio que "actúe contra las mafias que son origen del problema".

Para Comisiones Obreras, en cambio, se trata de una "instrucción lógica" para garantizar la seguridad y "abordar un problema social". Este sindicato cree que detrás de las críticas de CPPM hay "intereses políticos" y "no un deseo de mejorar el servicio público que ofrece el cuerpo".

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?