Veinte minutos de sol al día fortalecen huesos y músculos

Después de la dosis de sol, más vitamina D: atún, pan de castañas, aguacate, tomate y mix de semillas /

Desde los primeros instantes de la vida este complejo liposoluble es determinante para completar un proceso de crecimiento adecuado. El raquitismo, debilidad y deformación de los huesos que se produce en niños, es una de las enfermedades más evidentes del déficit de este elemento. Y con el avance de los años, los adultos pueden padecer osteomalacia, dolor óseo y debilidad muscular si no disponen de los niveles suficientes de vitamina D. También debe vigilarse su exceso, porque puede provocar nauseas, fatiga, pérdida de apetito y peso, problemas intestinales, o debilidad.

Salmón, fuente de vitamina D, acompañado de aguacate, huevo, germinados y salicorinia, todo sobre pan integral / María Velasco

El cuerpo produce la vitamina D que necesitamos con la única ayuda del sol, tomándolo en su medida adecuada y a la hora oportuna. Pescados azules como el salmón, atún, caballa, sardinas, también el arenque, el congrio, la palometa, o el aceite de hígado de bacalao, contribuyen al acopio de esta substancia. Ambas fuentes aseguran la mejor salud de nuestros huesos, pero también del sistema nervioso, del inmunitario, de los músculos y de la flora intestinal, porque el avance de la investigación demuestra que la vitamina D extiende sus efectos más allá del sistema óseo. Tenemos la suerte de vivir en el país del sol, solo falta que lo aprovechemos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?