Sexto enfrentamiento entre Osasuna y Almería

A los rojiblancos no se les da bien El Sadar

Lucien Owona en el partido de la pasada campaña. /

Que el Almería llegue a la cuarta jornada de Liga en zona de riesgo no era deseable por parte de la familia rojiblanca, pero sí una situación algo predecible.

Que el Atlético Osasuna estuviera a estas alturas en zona de descenso y habiendo sumado sólo un punto sobre nueve posibles, no estaba contemplado por los seguidores navarros ni en la peor de sus pesadillas.

El pecado de ambos contendientes antes de llegar a la confrontación del próximo sábado es el mismo: sólo han marcado un gol. No es una situación especialmente alarmante para ninguno de los equipos, porque queda todo un mundo por delante. Pero la afición rojiblanca tiene la mosca detrás de la oreja viendo, un año más, a los suyos en la parte más baja de la tabla. La rojilla tampoco está tranquila, aunque confían en salir pronto de este pozo y ocupar posiciones en la zona de la tabla que le corresponde por su alto presupuesto. Tanto almerienses como navarros esperan dar ese paso el sábado en El Sadar.

Campo gafe
Tanto la historia, como el potencial económico y deportivo de ambas entidades, otorgan el cartel de favorita a la entidad local, pero ‘fútbol es fútbol’, y a este clavo ardiendo se va a agarrar el grupo de Fran Fernández para obtener su primer resultado positivo en un desplazamiento. No le ha ido nada bien, sino todo lo contrario, al equipo del Almería en sus enfrentamientos en tierras navarras, ya que de las cinco veces que ha actuado en El Sadar, sólo ha conseguido puntuar en una, saliendo derrotado en las otras cuatro.

Ni siquiera José María Maguregui pudo conquistar el feudo rojillo. En la primera visita liguera de los almerienses a este campo, el 10 de diciembre de 1978, cayeron por la mínima. Casi 20 años después, dos fracasos consecutivos. En el curso 1995-1996 por 1-0, y en el siguiente por 2-1. Con otro margen de casi 20 años, nuevo duelo de los rojiblancos en El Sadar. Fue en la campaña 2015-16. Las cosas fueron mejor para los indálicos, que consiguieron sacar un punto empatando a cero goles, en un encuentro en el que merecieron incluso más.

La temporada pasada, el Almería volvió a El Sadar y la historia se repitió con una nueva derrota, en esta oportunidad por 2-1. Hubo remontada del conjunto rojillo.

Como dato positivo, que invita a romper el maleficio de El Sadar, se puede destacar que las cuatro derrotas han sido solo por la mínima.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?