Asturias ya tiene su 'ecce homo': dañan tres tallas del siglo XV al intentar restaurarlas

La vecina de Rañadoiro reconoce que pintó las tallas "porque estaban horrorosas"

La vecina ha pintado las tres tallas, con más de 600 años de historia, porque estaban "horrorosas". / ()

Durante los últimos años hemos sido testigos de un gran número de atentados contra el arte. Desde que Cecilia Gómez restaurara el 'Ecce Homo' de Borja en agosto de 2012, muchos han sido los artistas que han metido la pata a la hora de restaurar obras históricas. La restauración del castillo de Matrera (Cádiz), la renovación del teatro romano de Sagunto o la reciente restauración del San Jorge de Estella son algunos de los casos más recordados.

Ahora, la actualidad nos traslada hasta la localidad de Tineo. Allí, María Luisa Menéndez, una vecina del pequeño pueblo de Rañadoiro ha dañado tres tallas de madera de los siglos XV y XVI que se encuentran en la ermita del lugar. Tres figuras, una de la Virgen con el Niño y Santa Ana, otra de San Pedro, y otra de la Virgen con el Niño Jesús, que han pasado de contar con colores de lo más sobrios a estar pintados de alegres tonalidades.

"Las pinté porque estaban horrorosas"

En declaraciones a La Nueva España, la vecina ha dado a conocer que decidió pintar las tres figuras porque no eran de su gusto: "Yo no soy profesional: simplemente las pinté porque estaban horrorosas". Según explica el medio local, la vecina retiro las piezas artísticas de la ermita el año pasado y ha ido restaurándolas poco a poco hasta ahora.

A pesar de ser criticada por haber modificado unas figuras del siglo XV, Menéndez reconoce que tenía el permiso tanto del párroco para llevar a cabo la restauración: "Tenía el permiso del párroco y estaban horrorosas". De hecho, en una entrevista con El Comercio asegura que las nuevas figuras cuentan con el beneplácito de los vecinos del pueblo: "Pregunta en el pueblo y verás".

"Es una aberración"

Después de que estas imágenes salieran a la luz, La Nueva España ha contactado con Luis Saro, el experto que restauró estas mismas figuras hace quince años. En declaraciones a este medio, Saro tilda la restauración de "aberración". De hecho, dice no tener claro de que pueda reconstruirse como hace quince años.

Tras hablar con El Comercio, Saro explica que estas tallas tienen un enorme valor histórico y artístico difícilmente recuperable por culpa de la pintura empleada a la hora de llevar a cabo la restauración: "Ahora están cubiertas con una pintura moderna, de las que se utilizan para pintar casas o muebles, tipo Titanlux". A pesar de ello, reconoce que han tenido suerte porque se ha mantenido la policromía original.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?