Mazazo anímico

El Real Oviedo mostró su peor versión en este inicio de temporada y cayó 0-4 frente al Zaragoza en el Carlos Tartiere.

Soro celebra el cuarto gol del Zaragoza ante la frustración de los jugadores del Real Oviedo. /

El Oviedo recibió un duro correctivo ante un Zaragoza que fue superior de principio a fin. Los azules, que tuvieron alguna opción para recortar diferencias, se vieron claramente superados por un equipo que tuvo mucho más orden en defensa y que fue muy efectivo en ataque.

Después de haber repetido el mismo equipo titular en las tres primer jornadas, Juan Antonio Anquela sorprendió con un cambio en su once. El técnico jienense dio entrada a Joselu en la punta de ataque en el lugar de Toché, mientras que los otros diez jugadores que salieron de inicio fueron los mismos que lo hicieron en los anteriores encuentros de la competición.

Escucha la rueda de prensa de Anquela tras la derrota.

Empezó el partido con un Zaragoza valiente, presionando arriba y encerrando en su campo al Oviedo. Los azules se fueron desquitando de dicho acoso con el paso del tiempo, pero a los quince minutos llegó el jarro de agua fría con el tanto de los visitantes. Grippo envió un balón en largo desde la defensa a Álvaro, Carlos Hernández no fijó la marca, Alfonso Herrero no se decidió a salir a por el balón y el delantero del conjunto maño, el más listo de los tres protagonistas, definió perfectamente dentro del área cruzando el esférico al segundo palo con su pierna izquierda.

El gol fue un golpe importante para los carbayones, que quedaron tocados y tardaron en reaccionar, todo lo contrario sucedió en los aragoneses que, además de mostrarse muy ordenados en defensa, tenían la confianza necesaria para seguir creando incertidumbre en las inmediaciones de la portería rival. Pombo, Marc Gual y Álvaro fueron un quebradero de cabeza continuo para la zaga ovetense, incluso en una de esas el colegiado anuló un gol al Zaragoza por un fuera de juego de Marc Gual que no era debido a la posición que ocupaba Mossa.

La respuesta del Oviedo no llegó hasta el minuto 40 con un disparo desde la frontal del área de Bárcenas. El extremo recibió un excelente pase de un Saúl Berjón que trató de echarse el equipo a sus espaldas, pero el control del panameño no fue del todo bueno para ganar la ventaja necesaria respecto a su defensor y esto provocó que su tiro fuese demasiado forzado.

Visto el transcurso del primer tiempo, con la superioridad manifiesta de los maños, Anquela decidió hacer una sustitución tras la vuelta de los vestuarios dando entrada a Ramón Folch por Boateng, que no tuvo ni mucho menos el protagonismo de otros encuentros. El centrocampista catalán disputó los primeros minutos de la temporada. Y el Oviedo salió más enchufado y con más mordiente arriba. La primera ocasión la tuvo Javi Muñoz, que remató un balón que quedó muerto en el punto de penalti, pero que fue bien interceptado por Javi Ros. Pero una vez más, cuando parecía que el Oviedo comenzaba a despertar, llegó el segundo gol del Zaragoza. En esta ocasión tras un saque de esquina rematado por Verdasca que ganó la partida a Christian Fernández y se adelantó al cántabro para anotar con un escorzo imposible. Alfonso solo pudo perseguir el balón con su mirada, que terminó entrando tras golpear en el palo.

En ese momento Anquela decidió agotar los cambios. Entraron Toché y Aarón Ñíguez por Javi Muñoz y Diegui. Bárcenas pasó a jugar de lateral, y Toché y Joselu eran los hombres más adelantados. Los azules pudieron meterse en el encuentro cuando quedaban veinte minutos para el final pero el remate de cabeza de Folch pegó en el poste, y en el posterior rebote Christian Fernández no fue capaz de empujar la pelota, prácticamente en la línea de gol, para desesperación del Tartiere.

Mientras los carbayones mantenían la posesión y lo intentaban sin demasiada convicción, los contraataques del Zaragoza eran mortales. James Igbekeme, ayudado por la pasividad de la defensa azul, se internó en el área gracias a una pared bien tirada con Pombo y el futbolista nigeriano tuvo la suficiente sangre fría para regatear a Alfonso y marcar así el tercer tanto de los suyos. La puntilla llegó en el minuto 87 con un Oviedo ya abatido, y tras una buena acción de Pombo, que dejó solo a Aguirre ante Alfonso y el disparo del madrileño fue repelido por el guardameta con tan mala suerte que fue a parar justo a la cabeza de Soro que solo tuvo que empujar la pelota.

De esta forma llegó la primera derrota de la temporada, que sirve también para poner los pies en el suelo después de las buenas sensaciones dejadas en este inicio de competición. El Oviedo tendrá que levantar la cabeza cuanto antes porque esta semana afrontará dos encuentros. El martes jugará contra el Mallorca en la Copa del Rey (18:45 horas) y el próximo domingo visitará el Anxo Carro para medirse al Lugo en una nueva jornada de Liga. (16:00 horas).

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?