Policía Nacional arresta en 2018 a 48 personas por robos en casas

Un plan trabaja para localizar y capturar grupos itinerante, el gran peligro para las viviendas

Comisaría de la Policía Nacional. /

La lucha contra los robos en domicilios componen un eje estratégico en los planes de seguridad ciudadana de la Policía Nacional en la provincia de Almería La presencia de grandes zonas residenciales, la afluencia turística costera y la actividad comercial son un imán para los delincuentes y colocan las viviendas en el punto de mira de las bandas. Conscientes del impacto para los ciudadanos, la Policía Nacional afila los colmillos.

Los agentes de la Comisaría Provincial de Almería y de la Comisaría Local de El Ejido han arrestado este año a 48 personas acusadas de asaltar domicilios en ambas demarcaciones. Los datos corresponden a las diligencias realizadas entre enero y agosto de 2018 y supone, en la práctica, el esclarecimiento de 73 robos denunciados.

Según publica hoy La Voz de Almería, la última operación contra este tipo de delincuencia se conoció esta semana. Agentes arrestaron a cuatro menores de edad acusados de allanar presuntamente diez propiedades en el término municipal de El Ejido. Los chicos eran capaces de alzarse por las fachadas y acceder a las propiedades durante la madrugada y apropiarse de dinero en efectivo y objetos de valor poco voluminosos.

No es, sin embargo, la única intervención realizada este año contra bandas. En el mes de enero, la Comisaría de Almería informó de la captura de un grupo itinerante especializado en robos con fuerza en viviendas, responsables de 56 robos.

Bandas especializadas

La detención se consideró un auténtico logro policial, dada las características de los sospechosos. Los tres miembros eran originarios de Georgia y se habían instalado en Almería donde tras seleccionar y marcar previamente con testigos de plástico transparentes los objetivos, perpetraban los robos sustrayendo dinero, joyas y electrodomésticos.

Tenían un alto dominio en la apertura de cerraduras utilizando los métodos del ganzuado y bumping (uso de una llama maestra para forzar el bombín de las cerraduras).

Cuatro meses después, la Operación Bumping dio continuidad a las investigaciones con cinco detenidos entre Almería y Madrid. Entonces se imputó a la banda, también de origen georgiano, otros 14 robos en domicilios.

“Los miembros del grupo desarticulado con una alta especialización en los robos en viviendas actuaban de forma metódica y estructurada, tomando numerosas medidas de seguridad para evitar ser descubiertos”, señaló la Policía Nacional.

El cuerpo puso en marcha en 2014 el ‘Plan operativo contra la delincuencia itinerante’ que pretendía aportar una respuesta coordinada y global para la prevención e investigación de los delitos cometidos por grupos organizados con movilidad geográfica.

Además, las comisarías complementan los programas de Turismo Seguro y Comercio Seguro, que obligan a una mayor atención a las zonas con estas actividades, con planes preventivos en barrios periféricos con una alta densidad de viviendas. De este modo se intenta evitar que el desplazamiento hasta las playas, por ejemplo, deje desprotegidos entornos residenciales.

Solo hasta el 31 de agosto de este año, la Policía Nacional ha recibido 320 denuncias por robos con fuerza en domicilios, buena parte considerados únicamente tentativas frustradas.

Los asaltos a viviendas caen un 22 por ciento

La Guardia Civil y la Policía Nacional recibieron en el primer semestre del año una media de seis denuncias diarias por asaltos a viviendas en la provincia de Almería. La cifra es, en cualquier caso, muy inferior a las registradas en cursos anteriores, según estadísticas oficiales publicadas por el Ministerio del Interior.

Los robos en domicilios en la primera mitad de 2018 cayó un 22 por ciento en la provincia y se situó en los 1.200 casos registrados (entre delitos perpetrados y tentativas de robos con fuerza).

Según los datos del Ministerio del Interior, la capital almeriense registró un ligero ascenso del 2 por ciento en este indicador. En Roquetas de Mar los delitos sobre viviendas cayeron un 51 por ciento, mientras en El Ejido subieron más de un 30 por ciento por la acción de algunas de las bandas desarticuladas a lo largo del año.

En total, la criminalidad bajó en la provincia de Almería hasta el mes de julio un 5,5 por ciento, duplicando la mejorar de los registros obtenidos en la comunidad autónoma de Andalucía.

Este año se han producido menos delitos contra la libertad sexual, menos robos de vehículos, domicilios y establecimientos comerciales y menos hurtos.

A final de año se publicarán las cifras del tercer trimestre, especialmente delicado por la incidencia de la criminalidad en los grandes espacios comerciales y turísticos. En este etapa se desarrollan de forma simultánea la Operación Paso del Estrecho, Plan Turismo Seguro y campañas contra las bandas itinerantes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?