Plantar con el metro en la mano

Torregalindo regula la distancia entre plantaciones forestales y fincas de cultivo, equipamientos o edificios a los que pueda perjudicar su crecimiento

Torregalindo visto desde una arboleda /

El ayuntamiento de Torregalindo exigirá a partir de ahora que las nuevas plantaciones de arbolado cumplan una distancia mínima a elementos a los que pueda perjudicar su crecimiento y desarrollo. El Boletín Oficial de la Provincia acaba de publicar una ordenanza reguladora de distancia de plantaciones forestales a otros terrenos “con el fin de evitar perjuicios que puedan ocasionarse en los cultivos colindantes, así como en las edificaciones y demás edificios públicos.”

La nueva normativa prohíbe expresamente cualquier plantación arbórea en terrenos clasificados como urbanos. En el resto del término municipal deberán guardarse una distancia mínima de 30 metros a viviendas o edificaciones para plantar árboles frondosos y coníferas, aunque esta distancia se reduce a cinco metros en el caso de frutales. La distancia mínima fijada a terrenos agrícolas es de seis metros en el caso de frondosos o coníferas y la mitad para árboles frutales. Por lo que se refiere a redes de agua, alcantarillado y suministro eléctrico o telefónico las nuevas plantaciones deberán guardar 10 metros de distancia si son frondosos y coníferas y cuatro metros si son frutales. Finalmente también habrá que tener en cuenta la distancia de las plantaciones arbóreas a los caminos, que no podrá superar los seis metros a la arista exterior en el caso de los frutales y 8 metros para frondosos y coníferas.

Para arbustos, cierres vegetales o similares no se exige distancia alguna, “salvo que se demuestre peligro de daños al terreno o elemento colindante, en cuyo caso la distancia será de tres metros.”

En cuanto a las plantaciones existentes que no cumplan esta normativa la ordenanza específica que cuando sean talados habrá que vigilar y eliminar los rebrotes. La nueva normativa también indica que a partir de su entrada en vigor toda clase de plantaciones que se pretendan realizar quedan sometidas a la previa autorización del Ayuntamiento al que es necesario presentar solicitud.

La ordenanza regula también el régimen de incumplimientos, advirtiendo de que el ayuntamiento podrá arrancar de oficio y a costa del infractor plantaciones irregulares en determinadas circunstancias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?