Campeones en fiestas

La Arandina vence en los penaltis al filial del Leganés para adjudicarse el Trofeo Virgen de las Viñas

Era un partido de probaturas y quizá el marcador hasta era lo de menos. Pero se lo tomaron bastante en serio los jugadores de una Arandina que, pese a estar mermada (cuatro jugadores estaban en Valladolid convocados con la Selección Regional) salió desde un inicio a por todas en el Trofeo Virgen de las Viñas. Enfrente, el filial de un equipo de Primera División como el Leganés. Desde un inicio los locales pudieron haberse puesto por delante, con un claro mano a mano de Diego Abad que erró el delantero burgalés.

Siguió carburando la escuadra ribereña, y pese a alguna crecida de los pepineros, Óscar de Frutos puso por delante al equipo de De los Mozos con un remate de cabeza tras un saque de esquina. 1-0 y grandes sensaciones de una Arandina que volvió a tener una clara ocasión para poner el segundo de la tarde. Barbero cerca estuvo de marcar un gran gol de falta, pero su lanzamiento se estrelló contra el larguero. Y en esas llegó el empate. Un córner mal defendido fue remachado por Iván López para lograr la igualada. ¿Quién decía que iba a ser aburrido?

Para colmo la escuadra blanquiazul jugaba con uno menos por la lesión de Diego Rubio, que se hizo bastante daño en el hombro izquierdo y habrá que ver cómo evoluciona. Hasta la segunda parte De los Mozos no introdujo al jugador que faltaba. Y ahí la Arandina volvió a recuperar el terreno perdido. Con el debut de dos jugadores del filial procedentes de la Fundación Marcet –que no dejaron malas sensaciones- los ribereños tuvieron más oportunidades, algún disparo a la madera (al igual que alguna oportunidad madrileña) pero ante todo la oportunidad de volverse a adelantar en el electrónico que no desaprovecharon.

Borja Plaza hizo bueno un rechace para establecer el 2-1, que de poco sirvió. El guardameta juvenil Pablo salió al campo, y en uno de los primeros acercamientos rivales, un centro lateral mal defendido por Piña a la par que la mala salida del pequeño portero supuso el empate. Enfado de De los Mozos, que como curiosidad castigó a Piña –y por consiguiente al preparador físico Álex- tras el partido haciéndole entrenar a él solo. Risas de unos aficionados que se despedían de un choque con buen ambiente festivo y tranquilidad. Porque no era un partido de liga ni mucho menos transcendente, pero desde luego no faltó entretenimiento.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?