Enredos de familia sobre el diálogo social

Eva Domaika pone la lupa sobre el último intento del lehendakari para reconducir la crisis del diálogo social

Puede que ayer al mediodía nos escucharan contar que el Gobierno Vasco había paralizado el acuerdo de formación con Confebask para llevarlo a la mesa de diálogo social. Así pretendía la consejera socialista San José atraer de nuevo a UGT y Comisiones a la mesa. Bueno, pues el anuncio no es así de rotundo. El acuerdo ni se paraliza ni se retrasa. Les cuento.

El mismo lehendakari ha liderado este último intento de reconducir la crisis que él y tres de sus consejeras crearon al firmar el acuerdo con la patronal. Llevó Urkullu al Consejo del martes una propuesta para "remitir" ese acuerdo a la mesa de diálogo social para "compartirlo" con los agentes sociales. Y consensuar su desarrollo y su ejecución. No su contenido. Este no se cuestiona, ni se paraliza, como entusiásticamente dijo a los periodistas el viceconsejero de trabajo, confundiendo deseo con realidad.

No es más que otro pequeño pulso entre socios que persiguen objetivos por ahora incompatibles: una parte, el acuerdo con la patronal; la otra, salvar el diálogo social.

De todos modos, el intento del lehendakari va a ser fallido. Como dijo Comisiones, no van a entrar a debatir un acuerdo impuesto. Quieren su retirada. No van a sentarse a la mesa con el menú servido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?