San Agustín ante el reto de la despoblación

El barrio tranquilo que se siente pueblo

Plaza deSan Agustín /

“Esto es como un pueblo. Aquí nos conocemos todos” Esta es la frase más repetida que escuchamos cuando paseamos por San Agustín, micrófono en mano. Nos lo dice Antonio, el tendero, Juan Francisco, el dueño de la cafetería La Crema, o Ricardo, en su librería Las Beatillas. Y como ellos, muchos vecinos anónimos con los que hemos tenido la oportunidad de charlar y grabar para este primer reportaje de una serie que quiere acercarse al día a día de los barrios de Córdoba.

En este paseo radiofónico también hemos podido comprobar que los vecinos de San Agustín están orgullosos de ese peculiar microclima social que se respira en barrios que, como el suyo, no son zona de paso. “Aquí hay muchos vecinos que vivimos aquí de toda la vida, en la casa que antes fue de nuestros padres y de nuestros abuelos” confiesa una vecina que también recuerda que “este barrio antes era una feria”.

Esa tranquilidad es la que ha mantenido a muchas familias arraigadas a su barrio durante generaciones. Y es también la que ha atraído a otras muchas a buscar una casa en alguna de sus calles centenarias. Sin embargo, comprar una casa en San Agustín no es tarea fácil. Y no digamos intentar reformarla. “El Ayuntamiento pone muchas trabas y eso asusta a la gente” nos explica Juan Francisco mientras seca las cucharillas que acompañarán al desayuno de sus clientes de La Crema, que se sientan en la plaza del barrio, junto a la estatua dedicada al insigne compositor Ramón Medina.

Esta parece ser la principal preocupación de los vecinos de un barrio que ven como cada vez hay más casas abandonadas, por las que muchos se interesan, pero que nadie compra. Una preocupación que hemos trasladado al arquitecto de la Gerencia de Urbanismo, Pedro Caro y a la presidenta de la asociación de vecinos Galea Vetus, Isadora Donnier. Con ellos, y con los vecinos de San Agustín, también hemos hablado de los problemas de tráfico y de la falta de un centro de mayores para los más “veteranos” de este barrio que se siente pueblo, pero que se resiste a morir.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?