El meme de El Padrino en la Gerencia de Urbanismo

El meme, término acuñado por Richard Dawkins en El gen egoista, se ha convertido en un género contemporáneo estelar de las redes sociales: una simple imagen y un texto punzante parodiando la realidad destinado a la circulación viral, como un crochet directo al mentón. Se han visto casos gloriosos, como aquel del miliciano andaluz de Estado Islámico convertido en caricatura; y ayer circulaba en Málaga uno bien afilado a propósito de la comisión de investigación sobre los concejales que dieron orden, a unos funcionaros de la inspección urbanística, de mirar para otro lado ante unas obras ilegales. Se trata de un fotograma de El Padrino, pero Don Vito Corleone tiene el rostro del alcalde, al que su asistente dice al oído: “Don Paco, uno de los nuestros nos está acusando de prevaricación urbanística…”. Más que una metáfora, es una parodia descarnada.

La verdad es que lo de Urbanismo se ve muy turbio… pero, en todo caso, ¿quién necesita la ficción teniendo a mano la realidad? En Málaga nadie, eso seguro; en definitiva aquí la realidad supera ampliamente a la ficción. Basta ver la respuesta de uno de los concejales acusados de pedir a esos jefes de inspección que mirasen para otro lado ante las obras ilegales. ¿Creen ustedes que Francisco Pomares negó las injerencias? Para nada. Esta es literalmente su respuesta asumiendo esas irregularidades: “Si las hubo han sido para atender mejor a los vecinos, dentro de la legalidad y buscando hacer bien mi trabajo que es servir a la ciudadanía”. ¿No es sencillamente glorioso? Sólo le falta el acento italiano. Resulta que la ilegalidad es dentro de la legalidad y la trampa para hacer bien el trabajo y servir mejor a la ciudadanía. Ya digo, ¿quién quiere memes ficticios cuando la realidad es un puro meme?

Urbanismo arrastra en Málaga muchas sombras. En el búnker –como lo bautizó, si mal no recuerdo, Rafa Porras, director de El Mundo aquí– han pasado cosas turbias que afectan a la imagen del departamento. Pero si las patologías del sistema no han bastado para cambiar las cosas, tal vez sirva este episodio tan chusco como sonrojante. A veces sucede así, recuerden al contable de Al Capone. Tal vez la imagen de los concejales pidiendo a los funcionarios de la inspección que mirasen para otro lado ante unas obras ilegales pueda ser lo que abra la caja de Pandora. O quizá, una vez más, no pase nada donde nunca pasa nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?