Sant Antoni estrena su dron en un simulacro de rescate en Cala Salada

Se ha escenificado la búsqueda y rescate de un hombre que había caído al agua desde una embarcación

Un momento durante el simulacro /

Los integrantes del servicio de socorrismo y salvamento marítimo del Ayuntamiento de Sant Antoni han realizado esta semana un simulacro de emergencia sanitaria y otro de emergencia ambiental en las playas de Cala Salada y Cala Gració respectivamente.

Estas actuaciones, encaminadas a conseguir una mayor efectividad, se llevaron a cabo en cumplimiento del decreto regulador de las medidas mínimas de seguridad y protección que deben cumplir las playas y zonas de baño en Balears. En Cala Salada se realizó un simulacro de búsqueda y rescate de un hombre que había caído al agua desde una embarcación en las proximidades de la cala.

Los efectivos iniciaron el protocolo de búsqueda y avisaron a los organismos pertinentes antes de activar una moto acuática con base en dicha playa, una embarcación de salvamento con base en s’Arenal y el dron de la concejalía de Medio Ambiente del Consistorio entre cuyos usos se incluye el de salvamento de personas. El nuevo dron, para el cual ya se ha elaborado un protocolo de uso interno, permitirá también a este departamento desarrollar tareas de vigilancia del litoral, fondeos no autorizados, control de las instalaciones temporales o presencia de vertidos en zonas de difícil acceso.

En el simulacro, tras llevar a cabo varias batidas, el operador de dron alertó de haber divisado a una persona con las características del tripulante desaparecido. La embarcación rescató a la víctima con síntomas de deshidratación y fue trasladada a la orilla donde esperaba una ambulancia.

En segundo lugar los socorristas desarrollaron un simulacro de emergencia ambiental por la aparición de carabela portuguesa (Physalia Physalis) en Cala Gració. Siguiendo el protocolo de actuación específico facilitado por la dirección General de Emergencias para estos casos, se procedió a la retirada del ejemplar hallado utilizando guantes de látex, gafas de sol y cubo. Por precaución, se procedió a izar la bandera amarilla para comprobar que no existiesen más ejemplares en la zona de baño. Una vez constatado se izó de nuevo la bandera verde.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?