CEAM afirma que la zona afectada por el incendio de Llutxent se recuperará con relativa rapidez

El Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo apunta que ya están apareciendo los primeros brotes verdes en uno de los parajes de mayor valor medioambiental, como es "El Surar"

Zona afectada por el incendio de Llutxent /

La zona afectada por el incendio de Llutxent de este verano se recuperará con relativa rapidez, siempre y cuando no se den en los próximos meses lluvias torrenciales que erosionen el terreno calcinado. Es la principal conclusión del informe que ha realizado el CEAM, el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, que apunta que ya están apareciendo los primeros brotes verdes en uno de los parajes de mayor valor medioambiental, como es "El Surar", el bosque de alcornoques centenarios situado entre los municipios de Llutxent y Pinet. Es lo que asegura en la SER el técnico del CEAM, José Antonio Alloza, que este pasado jueves expuso el informe en la mesa de concertación organizada por la Conselleria de Medio Ambiente y en la que participaron las administraciones y demás agentes sociales implicados en la recuperación del terreno que fue pasto de las llamas en el peor incendio en España de este verano, que calcinó más de 3.200 hectáreas.

Ayoza explica que el 64 % del terreno incendiado tiene alguna figura de protección, principalmente parajes municipales protegidos, y que urge poner en marcha medidas para evitar procesos de degradación y sobretodo que eviten daños a personas e infraestructuras por la caída de madera quemada. La nota más positiva es que ya se pueden ver los primero brotes verdes renaciendo en algunas zonas, por ejemplo, en el bosque de alcornoques de "El Surar" que, según explica este técnico del CEAM, por sus condiciones, se recuperará con relativa rapidez.

El principal riesgo, de todas formas, sigue siendo la erosión del suelo que puedan producir las lluvias, especialmente si son torrenciales. En este tiempo, de hecho, ya ha habido algún episodio de lluvias fuertes que ha provocado el movimiento de las cenizas, pero no se han detectado más daños de relevancia.

En cuanto a la fauna, en la zona no había presencia de especies protegidas, pero sí que hay una afección directa sobre la fauna de caza, que consideran se recuperará con el tiempo, aunque durante algunos años no se podrá realizar ninguna actividad cinegética.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?