La noche de los cristales rotos

Efectivos del cuerpo de bomberos tuvieron que retirar varios cristales de una vivienda de la Plaza Mayor durante el transcurso de la verbena. Todo quedó en un susto y no hubo heridos.

Uno de los bombeross accede a la ventada de la vivienda afectada. /

Susto en la madrugada. Los efectivos del cuerpo de bomberos municipal de Aranda tuvieron que actuar en una vivienda en la Plaza Mayor durante la celebración de la verbena de la noche del sábado. La causa, el desprendimiento de unos cristales de uno de los ventanales de una vivienda ubicada en los soportales que rodean la Plaza, que afortunadamente no dejó heridos.

La rápida actuación, primero de la Policía Local, y seguidamente de los Bomberos evitó sustos mayores y alguna desgracia. Los efectivos del cuerpo de seguridad arandino perimetraron la zona tras ser advertidos del suceso. Más tarde, los bomberos accedieron rápidamente a la zona del inmueble afectada donde retiraron los cristales de una ventana afectada por el deterioro.

Tras solucionar la situación la noche continúo con normalidad y sin haber tenido que lamentar ningún tipo de heridos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?