Un tercio para las terrazas de hostelería y dos tercios para uso público

El Ayuntamiento de Cádiz somete a exposición pública la ordenanza reguladora de terrazas antes de llevarla a Pleno

Plaza de Mina /

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cádiz ha anunciado la apertura de un periodo de exposición pública de 15 días para el texto de la ordenanza reguladora de terrazas y otros elementos anexos en establecimientos hosteleros, que recoge cuáles son los espacios singulares del centro y de extramuros donde se respetará la regla de un tercio de ocupación privativa y dos tercios de uso público.

La apertura a exposición pública del texto es un trámite necesario antes de que pueda ir a Pleno para su aprobación inicial. Entre otras novedades, se incorpora la exigencia de que los hosteleros estén al día en la Seguridad Social y que no tengan deudas con el Ayuntamiento de Cádiz.

Asimismo, el texto recoge la creación de una mesa de seguimiento en la que participarán todos los actores que han contribuido a su elaboración y que tienen ya diferentes encomiendas. Entre ellas, destaca la creación de un sello de calidad que comportará la calificación de los establecimientos como empresa socialmente responsable, por lo que tendrá en cuenta componentes como el ambiental, de accesibilidad o en materia de empleo.

En materia de accesibilidad, garantiza el itinerario peatonal accesible en todos los puntos de la ciudad dejando libre de obstáculos un mínimo de 1,8 metros, y también garantiza las condiciones de accesibilidad con un paso de tres metros como mínimo en todas las vías para la circulación de vehículos de seguridad y emergencia.

El carril bici debe quedar completamente libre, se garantiza el acceso comercios y edificios y, entre otras medidas de protección del vecino, no se permitirá el establecimiento de terrazas a menos de un metro de la entrada o huecos de vivienda.

Otra de las novedades más destacadas es la obligación de los titulares de las autorizaciones a señalizar los límites del espacio autorizado conforme a las instrucciones del Ayuntamiento de Cádiz, lo que facilitará a los servicios municipales las labores de inspección y control, a los vecinos comprobar si las ocupaciones son conformes a la autorización y, a su vez, evitará la competencia desleal entre hosteleros.

El texto también incorpora mejoras en lo que se refiere a la tramitación, pues se establece la posibilidad de renovación automática de las autorizaciones de ocupación en aquellos casos en los que no se produzca una variación de las circunstancias. Esto permite “evitar burocracia, agilizar los trámites y aliviar de trabajo a las propias delegaciones municipales”, según el primer teniente de alcalde, Martín Vila.

Una vez que la ordenanza haya sido aprobada inicialmente en Pleno, se abrirá un nuevo periodo de 30 días hábiles para alegaciones. En caso de no producirse alegaciones se considerará definitivamente aprobado y, de haberlas, se resolverán antes de que el texto vuelva a ir al Pleno para su aprobación final. Cumplidos todos los trámites, la ordenanza entraría en vigor el 1 de enero de 2019.

Según ha explicado Vila, en la elaboración de la ordenanza han participado todos los agentes sociales implicados, como son las asociaciones de vecinos, de discapacitados, de consumidores y usuarios, peatones, sindicatos y hosteleros, alcanzando “un alto consenso en su redacción”.

La previsión es que algunos de estos colectivos puedan tomar la palabra en el Pleno para pronunciarse al respecto antes de la intervención de los grupos políticos, con lo que se aplicaría por primera vez esta facultad que posibilita el nuevo Reglamento Orgánico Municipal (ROM).

Vila ha recordado que hace casi dos años que se convocó una mesa de trabajo para empezar a abordar un asunto pendiente de la ciudad, puesto que no existía una ordenanza que regulase la ocupación de la vía pública con mesas y sillas y elementos auxiliares y anexos de la hostelería.

“Esto significa que no había criterios claros y objetivos, y todo lo que correspondía a las ocupaciones respondía a la discrecionalidad o la arbitrariedad del concejal de turno que tuviera delegadas las competencias en materia de vía pública”, ha señalado.

Tras un primer intento fallido de aprobación de la ordenanza, se siguió trabajando en la mesa creada al efecto incorporando más actores a la misma. El resultado es “una ordenanza mejorada, que se adapta a las últimas novedades normativas, que mejora notablemente la accesibilidad y que no sólo no elimina ninguna de las ocupaciones que actualmente están autorizadas, sino que viene a establecer un marco por el cual todos los que intervienen en la vía pública se sientan cómodos”.

El objetivo que se mantiene a lo largo de todo el articulado es “hacer de Cádiz una ciudad amable y accesible, en la que se compaginen los intereses del peatón, de los particulares y de los comerciantes, priorizando el uso público al privado y siempre atendiendo a las necesidades de las personas con alguna discapacidad. Se garantizan en todo momento los itinerarios peatonales accesibles, así como el paso de los vehículos de emergencia”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?