El centro de Madrid se llena de "bares encubiertos"

Se abren como pequeñas panaderias, pastelerías o pescaderías de barrio, pero en la práctica son bares

Se abren como pequeñas panaderías, pastelerías o incluso pescaderías de barrio pero en la práctica son bares. Bajo el término "barras degustación" en el centro de Madrid proliferan estos "bares encubiertos" saltándose la Zona de Protección Acústica Especial que lo prohíbe. "Todo el mundo hace lo que quiere", en ello coinciden vecinos y los dueños de estos locales.

En el centro, en Malasaña, los vecinos llevan años denunciándolo mientras el ayuntamiento reconoce que en la práctica, estas "barras degustación" se han convertido en "un coladero" por el que se saltan la prohibición de abrir nuevos bares.

Son locales que apenas se diferencian de un bar convencional. Sin embargo, en lugar de tener un grifo de cerveza, la venden embotella; en vez de tener una televisión, ponen música de fondo; en vez de poner mesas, hay taburetes en la barra. O incluso servir copas. Esta última, "no siempre se cumple".

Un paseo por Malasaña con Jordi Gordon, presidente de la asociación de vecinos ACIBU, es una suma continua de locales, pequeños comercios "reconvertidos" que se saltan la norma. Incumplimiento que reconocen en muchos de estos locales.

"Son todos tecnicismos" asegura el encargado de una de estas "barras de degustación", que a simple vista no se diferencia en nada de un bar con licencia. Suena la música en la barra y un grupo de amigos, sentados en taburetes, charlan y beben unas cervezas mientras pican algo.

"Hecha la ley hecha la trampa". "Aquí todo el mundo hace lo que quiere", afirmación en la que coincide sin disimularlo con el representante vecinal. Entiende el enfado de estos porque "una cosa es oír sirenas de madrugada y otra escuchar gente borracha" en una zona que está supuestamente protegida contra el ruido

"El problema es que tardamos mucho en poder cerrarlos porque la normativa es muy garantista" asegura Concepción García, Comisionada del Ocio del Ayuntamiento de Madrid, y por eso trabajan en una nueva normativa. De media tardan en hacer efectivo el cierre un año, para desesperación de los que quieren seguir viviendo en la zona.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?