Sin goles no hay paraíso

Cuarto partido en Primera sin marcar para los de Sergio, que dejaron escapar el empate en el 93 en una contra de Jony finalizada por Ibai Gómez

El Real Valladolid completó la cuarta jornada de liga con una derrota ante el Alavés por 0-1, derrota que llega en el último suspiro, en el descuento, cuando el equipo local atacaba y ponía en juego un córner, el Alavés salía a la contra u Jony por velocidad superaba a todos sus oponentes, para poner después un servicio que remató Ibai Gómez en el minuto 93.

Antes de la resolución pasaron muchas cosas. En la primera mitad el juego fue igualado, con posesión del Valladolid pero sin lograr ocasiones reseñables; Unal se convertía en un pivote que recibía siempre de espaldas a portería y no creaba peligro, aunque el trabajo no se le puede negar. En defensa los de Sergio no pasaban excesivos apuros, aunque Guideti ya avisaba de que tenía malas intenciones. Toni iba poco a poco sumando para terminar siendo el mejor del partido junto a Calero, pero el murciano no acaba de ver recompensado su trabajo con ocasiones, goles o asistencias.

El problema es que las estadísticas empiezan a revelar un dato claro: en cuatro partidos el Valladolid no ha marcado. Eso puede tener muchas lecturas, pero es incontestable, sin marcar, nunca estas cerca de ganar. Plano y Keko no aportaron demasiado, aunque es verdad que Keko tuvo un mano a mano (fabricado por Míchel) con Pacheco que finalizó mal y Óscar Plano estuvo mejor en los últimos 20 minutos que en el resto del partido.

En la segunda mitad el dominio fue local, con un Alavés agazapado en su campo esperando el desgaste del Valladolid o el fallo... cosa que consiguió en el descuento con el gol que le dio la victoria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?