"Crecí escuchando: Niña, ponme el 'Avilén' (I'll be there)"

Hablamos con Nieves Concostrina que nos lleva por su mapa de Madrid: de Villaverde Cruce al bar 'El Avión'

Nieves Concostrina durante la entrevista en A vivir Madrid /

La mujer que más sabe de historia de nuestro país, Nieves Concostrina, hoy nos ha contado su historia. Comienza en Villaverde Cruce, estudiante del colegio República El Salvador.

un mal recuerdo porque los lunes había que llegar a una izada de bandera. Por eso me sé el himno de España y el Cara al Sol” Allí estaba el padre Ángel, un cura del que no tiene muy buenos recuerdos:

Posiblemente sea atea por su culpa porque me dio un guantazo que me tiró de la silla. El día antes de la comunión había que confesarse, te sentabas frente al cura y yo como con 8 años no lo entendía me preguntó por mis pecados y le dije que no había hecho nada malo. Y ante mi negativa me dio un bofetón y acabé confesando hasta la muerte de Manolete”.

Nieves tiene una hermana 10 años más mayor que ella que contaba con una colección de discos y siempre ha creído que el grupo Four Tops tenía una canción con un nombre erróneo: “Había una canción que a mi padre le gusta mucho y decía “niña, ponme el ‘avilén’” a la canción de los Four Tops ‘I’ll be there”’.

Otra de las paradas de este mapa de Madrid es Legazpi, donde se mudó durante una temporada. Sus padres querían sacarla de Villaverde y, después de mucha lucha, compraron un pisito allí. “Eran unas casas que construyeron en un barrizal. No era lo que es ahora”.

Allí dejó la EGB hasta Isabel la CatólicaA mí me tocaba un instituto de Usera y yo había huido de que en el Isabel la Católica había muy buenos profesores” Ella quería estudiar y necesitaba una beca así que buscó un enchufe: A través de un celador de otro instituto insistió para trasladarle el expediente. “Fue uno de los días más felices de mi vida cuando me dijeron que me habían admitido en el Isabel la Católica”.

Jesús Blanquiño

En 1981 entró a Diario 16 donde pasó 15 años de su vida. En esos momentos conoció muy bien ‘El Avión’ un bar mítico de Madrid, en Hermosilla, en el que pasaba de todo. “Había rojos, golpistas, falangistas, republicanos, militares, etc. Y pasé yo. De toda la vida un periodista acaba el trabajo y se iba a un bar”.

Años más tarde tuvo que elegir: “yo dejé la carrera en 3º porque tuve que optar: o aprendía periodismo o terminaba la carrera. Esa era la gran paradoja”. En esa época ella salía del periódico a las 2:00 y entraba a las 9:00 y eligió el oficio ante todo. “El mayor error fue pasar de escuela de periodismo a carrera”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?