Muere una bebé a la que su padre olvidó en el coche al llevarla a la guardería

  • La estaba llevando a la guardería, pero en vez de eso se ha ido a trabajar y ha dejado a la pequeña encerrada en el vehículo
  • El padre de la menor, que esta tarde estaba en estado de shock, ha sido detenido para prestar declaración

El SAMUR ha intentado reanimar al bebé durante 45 minutos pero ya nada se puede hacer por ella tras 7 horas en el vehículo. / ATLAS

Una niña de un año y medio ha muerto esta mañana después de que su padre se la olvidara dentro del coche. La principal hipótesis que maneja la policía es que ha sido un olvido. La estaba llevando a la guardería, pero en vez de eso se ha ido a trabajar y ha dejado a la pequeña encerrada en el vehículo.

La madre de la pequeña ha ido alrededor de las tres de la tarde a recogerla a la guardería, pero allí, los responsables del centro le han dicho que nadie había ido a llevarla esa mañana. Ha sido la madre la que ha encontrado a su hija dentro del coche, inconsciente y en parada cardiorespiratoria. Los sanitarios del Samur han intentado reanimarla durante 45 minutos pero no han podido hacer nada por salvarle la vida.

El grupo V de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial de Madrid se ha hecho cargo de la investigación y procederá esta misma tarde a tomar declaración al padre, que se encontraba en estado de shock y que puede ser acusado de homicidio imprudente. El progenitor ya ha sido detenido por la Policía.

Casos similares

Un casi similar ocurrió el pasado mes de agosto en Manacor, Mallorca, donde murió una bebé de 10 meses por un fuerte golpe de calor después de que su abuelo la dejara olvidada en el coche unas ocho horas.

No era la primera vez que ocurría un suceso parecido. En julio 2009 murió un niño de tres años en la localidad de Leioa (Vizcaya) después de que su madre también se olvidara de dejarlo en la guardería; el pequeño se quedó dentro del coche mientras ella iba a trabajar.

En el verano de 2008 se sucedieron en pocos días dos casos similares: el 18 de julio un niño de dos años murió por deshidratación en Sevilla y el 31 de julio un bebé de tan sólo 25 días falleció en el maletero de un coche en Olot (Gerona), al parecer por un descuido del padre, que introdujo la canastilla en el vehículo sin percatarse de que dentro estaba el pequeño.

En 2007 había fallecido una niña de 21 meses en el interior de un coche cerrado en Jávea (Alicante).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?