Los trenes se quedarán en Huércal a partir de mediados de noviembre

El tráfico ferroviario queda cortado en la capital por las obras del paso a nivel de El Puche

Fomento prepara el soterramiento. /

El Ministerio de Fomento ya tiene fecha para el corte del tráfico ferroviario vinculado a las obras para la eliminación del paso a nivel de El Puche y soterrar la llegada del tren durante casi un kilómetro. Será a mediados del mes de noviembre cuando se proceda a este corte y por tanto, cuando la estación de Huércal-Viator se convierta en cabecera del servicio después de que hayan culminado las obras necesarias para su puesta a punto para este fin.

 

Para que esto sea una realidad ya han acudido a reconocer la zona trabajadores de la empresa adjudicataria, Comsa, para visualizar el trazado que debe seguir el desvío de los servicios necesario para poder arrancar los trabajos de realización de los túneles y de la rotonda que en superficie regulará el tráfico en la zona una vez culminada la obra.

 

Ciertamente las previsiones con las que contaba tanto el Ayuntamiento de Almería como el Ministerio de Fomento antes del cambio de ejecutivo pasaban porque este corte de tráfico se hubiera producido a lo largo del mes de septiembre, pero también hay que tener en cuenta que no sólo que hay que tener lista la estación de Huércal de Almería para el traslado, sino que, tiene que acompasarse esta obra con los trabajos para la colocación de las plataformas preparadas para el AVE del tramo Río Andarax-Puche que se encuentra en fase de adjudicación y cuyas expropiaciones se publicaron hace apenas dos días.

Trenes

Hay que recordar que esta primera fase del soterramiento de las vías del ferrocarril a su llegada a la ciudad va a suponer un corte ferroviario de doce meses.

Pues bien, para solventar la situación se ha previsto un servicio de transporte de viajeros en autobús que cubrirá, según las cuentas que tiene Fomento, los 6,5 kilómetros que separan la estación intermodal con la de Huércal en unos 15 minutos.

 Explican fuentes del Ministerio que son “conscientes de que las obras de supresión del paso a nivel ocasiona una serie de afecciones y vecinos de la zona” y recuerdan que fue en 2016 cuando en el seno del Consejo de Administración de Almería Alta Velocidad se decidía tras evaluar técnica y económicamente las alternativas en las que se mantenía el servicio ferroviario hasta la estación se descartaron por su mayor plazo de ejecución y mayor afección para la ciudad ya que implicaba la plena ocupación de la calle Mariana Pineda, así como un mayor coste económico.

Trabajos previstos


Las obras que va a desarrollar Comsa cuentan con un importe de 15.475.492,8 euros, y supone que el tren viajará totalmente soterrado a lo largo de 180 metros, mientras que en trinchera (tramos de bajada y subida del ferrocarril) recorrerá 420 metros en la zona sur, es decir, antes de llegar al actual paso a nivel, y 500 metros longitudinales en la zona norte más cercana a la ciudad. Esto supone que todo el tramo de la actuación es de 1.100 metros.

 

A pesar de que el tren emergería, todo quedará listo para la llegada de la Alta Velocidad así como para la realización de una segunda fase del soterramiento que permita llegar al tren en trinchera hasta la Avenida del Mediterráneo.

 

Los trabajos de urbanización en la parte superior consisten en la construcción de una gran rotonda que reordene el tráfico de los vehículos que lleguen desde la calle Rosa Chacel, de la calle Mariana Pineda, la Avenida de la Tolerancia, Avenida Mare Nostrum en dos ramales, y la calle Isla Cabrera.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?