"Espectacular" hallazgo de un carro íbero en Montemayor

Las primeras actuaciones de una excavación que buscaba vestigios romanos del siglo I descubren restos íberos del siglo V antes de Cristo

Miembros del equipo de la excavación extraen una de las ruedas del carro. /

El hallazgo arqueológico en Montemayor (Córdoba) es “espectacular”. Lo dice Javier Moralejo quien dirige el proyecto que coordina la Universidad Autónoma de Madrid y el departamento de Prehistoria y Arqueología de esta universidad dirigido por Fernando Quesada y que cuenta con fondos del ayuntamiento de esta localidad, un municipio de menos de 4.000 habitantes a unos 40 kilómetros de la capital cordobesa. “Es uno de esos sueños que un arqueólogo quiere ver cumplir en su vida”.

El proyecto, que empezó el pasado 24 de septiembre su fase de trabajo de campo por lo que podría deparar nuevas sorpresas, pretende documentar los enfrentamientos bélicos entre las tropas de Julio César y las de los hijos de Pompeyo en la segunda mitad del siglo I antes de Cristo. Allí se libraron “según los textos clásicos, algunas de las más enconadas batallas y asedios de la Guerra Civil romana”. Pero el carro, es la hipótesis con la que trabajan, es previo, de la cultura íbera.

El municipio de Montemayor se identifica “sin lugar a dudas” con la ciudad de Vlía, fiel a la causa cesariana, pero parece que el carro que se ha encontrado no corresponde a esta etapa concreta: “con toda la cautela y siendo una hipótesis aún, podría ser de la fase inicial de la cultura Ibérica, probablemente de finales del siglo V o principios del siglo IV antes de Cristo”. De hecho, probablemente se ubique en la tumba de una persona de muy alto rango de la Cultura Ibérica (ss. VI-I a.C.).

Las ruedas, las cuatro y de hierro, se han encontrado “casi enteras (llantas, forro de la pina y de los radios, bocines, todo en lámina de hierro forjado y remachado) en un estado de conservación excepcional”. El carro, desmontado, parece haber sido cuidadosamente colocado, capa por capa, junto con restos muy fragmentados de huesos calcinados y cenizas, y el conjunto fue cubierto con cantos rodados del propio nivel geológico del cerro. Es probable que esta tumba o depósito de ofrenda forme parte de una de las necrópolis de la antigua ciudad ibérica, muchas de ellas saqueadas y destruidas por expolio durante años, según informan los investigadores.

Tres de las ruedas de carro en proceso de consolidacion. / CADENA SER

Proyectiles de artillería romana / CADENA SER

Proyectiles de honda en plomo. / CADENA SER

Restos del yugo en bronce, timon y atalaje del carro iberico / CADENA SER

El hallazgo “no es nada frecuente, es espectacular” y para calibrar su importancia podría compararse –por ser un tipo de carro similar- con “las ruedas de la Cámara de Toya (Jaén) o de las necrópolis de Baza y del Mirador de Rolando (Granada), fechadas en torno al s. IV a.C., aunque las ruedas de Montemayor están mucho más completas y parecen de factura más compleja”. Otros elementos relacionados con el carro también se han hallado, lo que permitirá entender mejor su importancia. El hallazgo se ha realizado con detectores de metales, a tan solo medio metro de profundidad, aunque al ser un lugar donde se ubicaba una cantera se intuye que el “terreno se había desmontado por lo menos en un metro por lo que la profundidad original del hallazgo sería de metro y medio”. Es “relativamente poco”, reconoce Moralejo, que en una entrevista en Hoy por Hoy Córdoba, habla también de la emoción del equipo al descubrir este elemento. “Siempre tratamos de enfriar los ánimos, la paciencia es la mejor consejera de nuestra profesión, pero la emoción ha sido muy destacable para el equipo”. El proyecto está siendo un éxito por la cantidad de material de las legiones romanas recuperadas en la franja norte de Montemayor, lugar “objeto de numerosos saqueos por parte de excavadores furtivos cuyas depredaciones han dañado seriamente el patrimonio histórico local”.

Además del carro, ya se han localizado con precisión varias docenas de proyectiles de honda (glandes) en plomo, proyectiles de artillería romanos en forma de pesados virotes de hierro, puntas de flecha, clavos de botas militares romanas (caligae), monedas romanas e indígenas de la zona y otros cientos de objetos, lo que no sólo puede considerarse prometedor, sino un verdadero éxito que aporta datos nuevos a las campañas de César en Andalucía y ayuda a confirmar la identidad del municipio de Vlia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?