Teruel 3 - 0 Unicaja Almería

Supercopa de Voleibol

Una jugada del partido. /

Desde el primer momento Teruel apretó el acelerador para no permitir que Unicaja se encontrase consigo mismo sobre la pista de Los Planos, sabedor de que este nuevo proyecto está en construcción pero que tiene calidad como para poner en aprietos a cualquier rival. Así, bajo las claves del saque y el bloqueo, los locales se movieron siempre en cómodas rentas, sin que los ahorradores se sintiesen nunca cómodos en el desarrollo de su juego. Muy motivado el cuadro naranja y sin tener apenas errores, dominó sobre un conjunto verde que fue de menos a más, hasta el punto de rozar alargar el partido para que no se fuese por la vía rápida, con los méritos suficientes como para haberse anotado al menos esa manga.

El MVP de la final fue el gaditano Andrés Villena, que igualó con su homónimo en las filas de Unicaja, Ronald Fayola, ambos con 14 puntos. Secundado por Ereu en la anotación, con 12 tantos en el haber del venezolano, fueron ambos letales en sus ataques hasta que comenzó una mejor lectura de bloqueo ahorradora. Con malos números en recepción y con 8 puntos directos de saque para Teruel, en los mismos datos quedó reflejada la clave principal. Habitualmente una cosa se ve seguida de la otra, y el reflejo en el bloqueo dejó seis puntos para los naranjas y solo uno para los almerienses. Solo cuando los errores del adversario se nivelaron con los propios, en el tercer set, hubo discusión.

El partido comenzó con un Intercambio de golpes en el que tuvo cabida uno de los varios fallos al saque de los turolenses, que arriesgaron siempre, y puntos por el centro y por la banda de Macarro e Iribarne. La igualdad se rompió cuando Villena, muy motivado, entró al saque (5-3). El opuesto fue el más destacado, tirando de su equipo para abrir brecha que se fue hasta el 8-4 con el saque de Ereu. Esa fue una de las claves, la presión desde el servicio y los problemas en la recepción ahorradora, para una marcha cómoda hacia el triunfo parcial de los de Rivera. El saque de Unicaja, sin embargo, no hizo el daño previsto y Manolo Berenguel dio paso a Almansa y Parres en la recta final de un set claro para Teruel (25-13).

La segunda manga comenzó de un modo similar a la primera, incluso con una tímida ventaja ahorradora (1-3) gracias a la labor en ataque de Fayola, que se fue arriba para después sostener a su equipo. El 5-5 disipó la renta y Teruel cogió la delantera con el 6-5 para no dejarla más. Mínimos errores en las filas locales, con el mismo equipo que ganó todo la temporada pasada, se impuso su marcha firme en saque, con Rangel repitiendo finta para poco a poco consolidarse en una renta cómoda de nuevo (12-8 y 15-10). El tiempo de Manolo Berenguel buscó levantar el ánimo de los suyos y hubo un ace de Iribarne para el 15-12, pero en el saque naranja siguió haciendo mucho daño y no fue posible la remontada (25-17).

El tercer set vio la entrada desde el inicio de Parres más Monfort por primera vez en el partido, y se sacó garra en los primeros puntos, defendiendo y luchando. El nivel de tensión se elevó un poco más en pista entre ambos rivales, orgullo verde a flor de piel, y un ace de Borja dio la máxima renta jamás tenida en el choque (4-7). El que iba a ser 4-8, por decisión arbitral fue 5-7, con amarilla para Berenguel en la protesta. El equipo volvió a levantarse con un bloqueo de Parres a Villena y continuó sosteniéndose arriba hasta el empate a 9 en un bloqueo no completo. Al tiempo técnico se llegó con 12-11 en un error propio, y a la vuelta una pipe marca de la casa de Almansa anunció que la guerra iba a continuar (12-12).

Una mejor lectura de bloqueo encendió más los ánimos de Unicaja, que pese a los dos puntos que manejaba Teruel a su favor, con una defensa increíble de Gámiz con el pie en su banquillo, pero con punto ahorrador. Se templaron los ánimos y se recuperó hasta un esperanzador 18-20, con tiempo de Rivera. Esa distancia se mantuvo entre errores y aciertos de Villena (19-21 y 20-22), siendo clave con su saque, y que era preciso arriesgar. Un error en ataque subió el 22-22, y el servicio del gaditano puso dos puntos de Supercopa para Teruel (24-22). Erró cuando buscó matar el partido desde el fondo de cancha, pero no en el siguiente ataque tras una fácil construcción de Rangel encontrándolo a la espalda (25-23).

CV Teruel (3): Miki Fornés (5), Pedro Rangel (5), Pablo Bugallo (8), Thomas Ereu (12), Radunovic (9) y Andrés Villena (14), más Aarón Gámiz (líbero). También jugaron Jovanovic (-), Víctor Rodríguez (-) y Colito (-).

Unicaja Almería (0): Fran Iribarne (2), Rubén Lorente (-), Borja Ruiz (4), Daniel Macarro (2), Fran Ruiz (-) y Fayola (14), más Álex Fernández (líbero). También jugaron Jorge Almansa (6), Manuel Parres (1), Javier Monfort (1).

Parciales: 25-13 (23’), 25-17 (25’) y 25-23 (28’).

Árbitros: Francisco Sabroso (Madrid) y Juan Antonio Erce (Cáceres). Amarillas para Radunovic y Berenguel.

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la Supercopa de España de Volebol disputado en el Pabellón Municipal de Los Planos de Teruel ante unos mil espectadores aproximadamente. Antes del inicio del encuentro Almansa entregó un centro de rosas blancas al banquillo turolense en memoria de Vinicius Noronha. Medio centenar de aficionados ahorradores animaron desde la grada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?