Últimas noticias Hemeroteca

Pacto de caballeros entre José Antonio García y 'Hombre Garabato'

El vocalista de los '091' encandiló a los presentes con 'Lluvia de Piedras', su primer trabajo en solitario

José Antonio García, durante el concierto /

Eran las 22:50 h cuando en la sala El Tren comenzaron a percibirse sones de la BSO de "Érase una vez en América" de Sergio Leone y, como si el pasado tuviera aún algún tipo de conexión con el presente, la música de Ennio Morricone dio paso a una catarata de decibelios del mejor rock, los que derrocharon el pasado Sábado en la sala El Tren los chicos de El Hombre Garabato para José Antonio García y no era para menos ya que se presentaba "Lluvia de piedras" su nuevo trabajo en solitario.

Cuando uno ha sido el vocalista de TNT, de Guerrero García y, sobre todo y por encima de todo, de los 091, es evidente que sales al escenario con un pasado que te respalda, un presente consolidado y un futuro con mucha gloria por escribir. Fue el caso del concierto de García, puro rock de principio a fin, sabiendo combinar sabiamente los temas de su carrera en solitario con épicas e históricas canciones de los TNT y 091.

La banda del "Pitos" abrió la noche con "Lo llaman suerte", "Di que sí" y "Ángel de mis demonios", a los que siguieron sin solución de continuidad temas como "Nubes de colores", "A punto de estallar" o "Situación límite".

Al rock sin contemplaciones del granadino le faltaba la guinda del pastel para rematar el primer tramo de su concierto, y ésta vino de la mano de uno de los más duros e inmortales temas del maestro Lapido para los 091, "Carne cruda", que aumentó el nivel de emoción, nostalgia y decibelios entre el respetable que abarrotaba la gran sala de conciertos de La Chana.

No fue el único tema de Los Cero que sonó el Sábado en El Tren, puesto que también comparecieron en escena la muy lapidiana "Huellas" y una versión semiacústica de "Cartas en la manga" ciertamente notable, como también en formato más relajado se interpretó los temas propios "Julio del 36" y "No puedo prometerte nada más".

Recuperado el pulso del más fiero rock&roll, sonaron "Me falta lo mejor", "El viento sopla a mi favor", "Fuego", "Se puede ver el final", "Todo puede ser peor" o "Gilmore 77".

Unos bises reclamados por el público a voz en cuello, obtuvieron el "cum laude" con "Cuando yo no esté", o "Tiempo perdido".

Hacía un buen rato que había pasado la medianoche cuando el telón de la sala El Tren se cerró definitivamente, dejando a José Antonio García firmando discos con una paciencia infinita y una noche de rock cargada de pasado y con un gran futuro por delante. La conjunción de El Hombre Garabato y José Antonio García es un pacto con el diablo que sabe a gloria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?