Carmena exige a la Comunidad más control del ruido de los locales de ocio

  • El Ayuntamiento de Madrid ha presentado 22 alegaciones al decreto de la Comunidad que modifica el Catálogo de Espectáculos para que garantice, dicen, el descanso de los vecinos
  • Con la modificación del decreto se permite que restaurantes y bares con terraza puedan tener equipos de música
  • La Comunidad de Madrid asegura que el decreto cuenta con el apoyo de las Asociaciones Vecinales

Carmena exige a la Comunidad de Madrid más control del ruido en los locales de ocio /

Si las quejas de los vecinos por ruido en el centro de la capital ya son numerosas, el Ayuntamiento cree que lo serán mucho más si el Gobierno regional aprueba este decreto sin atender a las alegaciones que han presentado. El Gobierno regional quiere flexibilizar el sector de ocio en Madrid, pero el consistorio dice que no cuenta con los recursos suficientes para controlarlo. Han presentado 22 alegaciones al decreto de la Comunidad que modifica el Catálogo de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas para que garantice el descanso de los vecinos y vecinas.

Con el decreto, que está en información pública desde principios de septiembre, se introducen conceptos como el de bares-restaurantes musicales que permite, por ejemplo, que los restaurantes con terraza puedan tener equipos de música: "podrán dispensar al público asistente ambientación musical mediante sistemas de reproducción audiovisual o equipos de música". Algo que ahora no está permitido. Eso sí, la norma dice que antes del inicio de la actividad tendrán que "quedar implantadas las oportunas medidas permanentes de insonorización que garanticen el descanso de los vecinos" y, además, el establecimiento no podrá ofrecer los dos servicios (terraza y música) a la vez: "la actividad ejercida en terraza y la realización de amenización y actividades musicales no podrán ser llevadas a cabo simultáneamente".

Pero el Ayuntamiento dice que no tiene mecanismos suficientes para controlar que esto se cumpla: "requiere de un control municipal permanente que, en la práctica, difícilmente se va a poder llevar a cabo". Por eso, en sus alegaciones, pide que se prohíba que los establecimientos con equipos de música puedan tener terrazas. Además, cree que la redacción de la norma es ambigua. Le piden que aclara qué es exactamente la "ambientación musical" en bares y cafeterías porque podría tener una "gran influencia sobre la tranquilidad vecinal".

Que mire por el descanso de los vecinos 

La modificación del Catálogo de espectáculos públicos y actividades recreativas también permite que se lleven a cabo dos o más actividades diferentes en un mismo local. El Ayuntamiento cree, en este punto, que la norma tampoco es clara. "Se desconoce si podría ser posible un local bar restaurante que, además, pueda funcionar como dicoteca". Además, dice que eso puede tener consecuencias en los controles de acceso, de aforo, de edad mínima y también en el control de la insonorización que podrían necesitar.

El decreto también amplía la definición de "salas multiuso". Ahora tienen que ser cubiertas, pero con este cambio se permiten que estén también "parcial o totalmente descubiertos". Son salas en las que se pueden realizar espectáculos y actividades artístico-culturales. La modificación, permitirá, además, que se pueda vender comida en discotecas.

Desde el consistorio aplauden que el Gobierno quiera modificar esta norma, que lleva 20 años sin cambiarse, pero le piden que modifique, también, la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, de 1997, para dotarles, a los consistorios, de más competencias en materia sancionadora. Dicen que la norma debe incluir un régimen disciplinario que ofrezca a los Ayuntamientos "las herramientas necesarias para el correcto desempeño de sus funciones en el control del ejercicio de las actividades".

Quieren que el Gobierno regional mire más por el descanso de los vecinos y vecinas y no tanto por los beneficios del sector de la hostelería y del ocio. Desde la Comunidad aseguran que el decreto cuenta con el apoyo de la FRAVM (Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid). El plazo de alegaciones terminó a finales del mes pasado, así que la Comunidad aún las está estudiando.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?