Últimas noticias Hemeroteca
40 ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN 40 ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN Diálogo entre Soledad Becerril, Ana María Ruiz-Tagle y Carmen Romero

Premios IgNobel 2018 (segunda parte)

La semana pasada comenzamos el repaso a los Premios IgNobel 2018. Ya saben, esos premios que parodian a los Nobel y que se otorgan a los experimentos y descubrimientos científicos más extraños (pero reales) de este año.

Vamos a terminar hoy con el repaso a estos premios tan peculiares. Por ejemplo, el premio IgNobel 2018 de Literatura se lo llevan cuatro científicos de la universidad de Oxford por documentar que, atención, la mayoría de las personas que usan productos complicados no leen el manual de instrucciones. Evidentemente, señores centíficos, la vida es demasiado corta como para leer manuales de instrucciones. Con la técnica del ensayo error todo es más divertido.

Premio IgNobel de Nutrición para James Cole por calcular que la ingesta calórica de una dieta canibal humana es significativamente menor que la ingesta calórica de otras dietas tradicionales a base de carne. Es decir, que Hannibal Lecter está más en forma que cualquiera de nosotros. Lo que no tengo claro es que tipo de experimentos hizo este señor para comprobar que el canibalismo adelgaza.

Vamos con el IgNobel de Medicina Reproductiva para tres urólogos que realizaron el experimento más extraño que he leído jamás. Utilizaron estampas postales para probar si el órgano sexual masculino funciona adecuadamente. Queridos oyentes, lo siento mucho, pero no he tenido valor para indagar más en este experimento. Sellos y órganos sexuales masculinos...a mi me suena al timo de la estampita.

Y nos quedan los premios más sociales, el IgNobel de la Paz y el IgNobel de Economía. El premio IgNobel de la Paz 2018 se lo ha llevado un equipo de investigación que ha medido la frecuencia, la motivación y los efectos de gritar y maldecir cuando vamos en coche. Me parece maravilloso que un acto tan humano e irracional como cabrearse al conducir tenga, por fin, el premio que se merece. Todos los que alguna vez hemos perdido los estribos en los atascos de Juan Flórez estamos de enhorabuena.

Y por último, el premio IgNobel de Economía se lo llevan seis científicos que han comprobado si es efectivo o no el uso de muñecos vudú para vengarse de jefes abusivos. Ya les digo yo que no, que lo he intentado hacer vudú a todos mis jefes y nada, ahí siguen, como una rosa. Bueno, no le hago vudú a todos mis jefes, solo a algunos. A los jefes de Radio Coruña no, que son buena gente. Un abrazo, que se que me escuchan.

En fin, amigas y amigos, les recuerdo que todos estos experimentos científicos son reales y pueden consultarlos en Internet, en alguna tarde de aburrimiento. La conclusión a la que llegamos es que la ciencia es la nueva comedia y los científicos nos están adelantando por la derecha.

Que viva la ciencia, que viva la comedia y que viva la radio. El martes que viene más. Qué duda cabe.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?