La plaza de Sant Lluís Bertrán

Santo dominico muy popular por la fuente milagrosa que bendijo y que hoy da nombre a un barrio de la ciudad: La Font de Sant Lluís.

Esta plaza es, sin duda, una de las más recoletas y mejor conservadas de todas las que se hallan en el centro histórico de Valencia. Debe su nombre al hecho de que en ella se encuentra la casa natalicia del santo dominico valenciano, Lluís Bertrán (Valencia, 1526-1581), misionero en América, donde se dice tenía, entre otras cosas, el don de lenguas y que predicaba en su lengua materna valenciana y los indígenas le entendían. Alejandro VII lo declaró patrono del Reino de Nueva Granada (actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá) y fue canonizado en 1691. En Valencia fue muy venerado y entre sus hazañas la que más ha perdurado en el imaginario colectivo es la fuente milagrosa situada en el camino de Ruzafa a la Albufera cuya agua le ayudó a recuperarse de una enfermedad y que acabó por dar nombre a la fuente, al camino y a todo un barrio de la ciudad: La Font de Sant Lluís.

Sant Lluís Bertrán llegó al nomenclátor callejero valentino en 1877 para dar nombre a la antigua calle dels portalets, cerca del Convento de San Agustín. Pero cinco años después, en 1882, los vecinos de la entonces plaza del Almudín, pidieron al Ayuntamiento que fuese su plaza la que llevase el nombre del ilustre santo, alegando que: “habiéndose de reciente cambiado el nombre de algunas calles y plazas de esta ciudad, dándoseles el de varios patricios beneméritos y renombrados por su ciencia y virtudes morales y cívicas, nada mas natural y justo que sustituir el de Plaza del Almudin por el de Plaza de San Luis Bertrán, toda vez que en ella existe la casa donde nació este maestro esclarecido compatricio honra y lustre de Valencia”(sic).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?