Seis meses de cárcel por agredir a policía tras ir ebria a por hijos al colegio

Un juzgado de Vitoria ha condenado a 6 meses de cárcel a una mujer por agredir y escupir a un agente de la Policía Local tras presentarse ebria a recoger a sus hijos menores en un centro escolar.

Tras el juicio celebrado por estos hechos, al que no acudió la acusada a pesar de estar "debida y personalmente citada", la sentencia considera suficientemente probados los hechos como para condenar a la mujer.

El suceso tuvo lugar el 8 de noviembre de 2017 cuando la mujer se presentó en el colegio a recoger a sus hijos menores y los educadores decidieron no entregárselos al ver que podría estar bajo los efectos del alcohol.

Por tal motivo se requirió la presencia la Policía Local y hasta allí se desplazaron dos agentes que se entrevistaron con la acusada, quien "se alteró" y sacó su teléfono móvil para grabarles. Cuando uno de ellos le emplazó a que le dejase ver si estaba grabando, esta le propinó un bofetón en el rostro, le escupió e insulto.

En la sentencia se considera probado que en el momento de los hechos la mujer se encontraba "embriagada por el consumo previo de alcohol" por lo que sus facultades estaban "ligeramente" afectadas o disminuidas pero no anuladas.

El juez reconoce que al no acudir la acusada al juicio se desconoce su versión de los hechos pero analiza el resto de pruebas, en concreto la declaración de los dos agentes que son "coincidentes", "persistentes" y "coherentes".

También explica que no hay "ningún motivo" para dudar de la "objetividad, imparcialidad, credibilidad o verosimilitud" de la declaración de los policías, "máxime cuando no consta que previamente hubieran tenido actuaciones policiales con la acusada que indujera a pensar que existía cierta animadversión o enemistad hacia ella".

En la sentencia se recoge que los agentes relataron que la mujer se encontraba "alterada" y "exaltada", que olía a alcohol y que desde el centro les dijeron "que era habitual que acudiera bebida y que por ese motivo no le entregaban a los menores".

El juez considera que tal y como mantenía la Fiscalía -que pedía seis de cárcel por un delito de atentado a agente de la autoridad- la mujer se resistió a la actuación policial de forma grave, ya que no se limitó a adoptar una actitud pasiva sino que también lo hizo de forma activa.

El magistrado reconoce la existencia de una atenuante de embriaguez que también pedía el Ministerio Público.

La defensa, que solicitó la libre absolución, podría ahora recurrir esta sentencia ante la Audiencia Provincial de Álava

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?