... he sido jurado de un concurso

Hola, lectores. Adiós, cebolla a la tortilla. Pues sí. En el concurso de tortilla de Betanzos, estarán descalificadas las tortillas que usen cebolla. Lo que me plantea varias preguntas: ¿Creará un cisma entre los betanceiros entre una Betanzos cebollada y otra sin cebollar? ¿Se plantará un muro para separar los dos Betanzos? (En ese caso que no se haga de tortilla, que al ser así liquidilla poco les va a durar). Y lo más importante: ¿Qué hay que hacer para ser jurado de ese concurso?

Y es que yo nunca he sido jurado de un concurso. Pero no me puedo imaginar el tremendo suplicio que debe de ser probar todas esas tortillas, así que se desacen, con la patatita y... (paro, que salivo). Pero la verdad que no debe de ser fácil juzgar cual tortilla es la mejor, porque igual cuando ya vas con la 21 pues te sale tortilla por las orejas, ahí, con su yemita, que se deshace y tan liquidilla...

Pero hay otro tipo de concursos del que sí que es más complicado juzgar. Están los concursos musicales, que sí, que hay gente que de primeras ya se ve que son duras de oído pero luego la cosa es muy subjetiva y debe ser muy complicado no marearse en la silla giratoria esa que tienen. Por eso yo preferiría ser jurado de concurso de Air Guitar. Que básicamente consiste en quién es más flipado o flipada para tocar una guitarra imaginaria. Esto existe, y en Finlandia se celebra un gran evento todos los años. La ventaja para esto es que la guitarra pesa mucho menos, infinitamente menos, literalmente, y que no se le rompen las cuerdas.

De concursos así alternativos tenemos también el concurso internacional de muecas en Egremont, que nació allí hace muchos años a raíz de una colecta de manzanas que les quedaron muy ácidas y los vecinos ponían muecas al comerlas. En este caso yo más que de jurado, me presentaría porque fíjense, fíjense qué muecas hago... bueno, esto quizás no me ha quedado muy para blog. Este concurso me plantea una duda: las personas poco agraciadas que se presenten... ¿se considera como dopping? Y sí, "personas poco agraciadas" es un eufemismo de feas, por si no ha quedado claro.

Resumiendo, que a veces es casi tan difícil decidir un ganador como lograr serlo, sobre todo en lo de las tortillas de Betanzos, así tan ricas, con ese amarillo que brota como manjar de los dioses y ese sabor que retoza con el paladar y... vale, ya paro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?