Últimas noticias Hemeroteca

No habrá ordenanza cívica en el Concello, se guiará la convivencia "por otras ordenanzas"

El PP llama "cobarde" a la alcaldesa "por ceder al chantaje del BNG"

Lara Méndez, este miércoles en rueda de prensa /

Definitivamente el concello de Lugo deja a un lado la ordenanza cívica, que tanta polémica y beligerancia provocó, guiándose por "otros instrumentos y otras ordenanzas" para la convivencia en la ciudad, tal y como se ha esforzado en puntualizar la alcaldesa, Lara Méndez.

Méndez se ha justificado sobre la base de que el gobierno socialista pretendía "una ordenanza de consenso, y si no alcanzamos consenso, evidentemente en algunas cuestiones para la ciudadanía miraremos de darle respuesta". "Tenemos otras vías para hacerlo, si no reúne consenso, que no mayoría que teníamos para aprobarla, pero sin consenso utilizaremos otros instrumentos", dejó caer.

Al respecto de si se va elaborar otra ordenanza cívica, la alcaldesa lo descarta y ha incidido en que "tenemos otros instrumentos y otras ordenanzas que ya recogen algunas de las cuestiones que se trataban en la ordenanza y ya se recogen en la ordenanza de ruidos, u otro tipo de ordenanzas como ya se está trabajando en la de publicidad y se pueden hacer modificaciones que se tratarán en las mesas de trabajo".

Entre otros aspectos polémicos, dicho borrador de ordenanza contemplaba sanciones por practicar sexo en el coche en zonas públicas o que la policía local incautara la recaudación de los gorrillas que suelen actuar en el entorno del HULA.

REACCIONES DE LOS GRUPOS DE LA OPOSICIÓN

El Bloque Nacionalista Galego ha descartado que la retirada de esta propuesta sea "logro de algún partido político" e indica que ha sido posible "por los vecinos de Lugo que rechazaron dicho escrito desde el primer momento".

Para PP y Ciudadanos, sin embargo, la alcaldesa Lara Méndez, "cede al chantaje" de los nacionalistas con esta decisión, pues el portavoz del BNG, Rubén Arroxo, daba de plazo este mes de octubre para retirar la ordenanza y si no lo hacía, advertía que no volverían a apoyar ninguna iniciativa del gobierno.

Desde Lugonovo, su portavoz, Cristina Pérez Herráiz, se refiere a esta decisión como"un triunfo de la tolerancia y del civismo de los ciudadanos", al tiempo que lamenta "que la alcaldesa haya vuelto a utilizar a la prensa para adelantar informaciones que no traslada de forma oficial al resto de partidos de la corporación municipal". Pérez Herráiz ha manifestado que "en lugar de una ordenanza que lo único que pretendía era reprimir, es necesario más presencia policial en las calles, de una forma más cercana para ayudar a los que lo necesiten".

El Partido Popular se ha mostrado muy crítico con esta decisión de Méndez, a quien se refiere como "cobarde, perdedora y débil", por ceder al chantaje del BNG, llegando incluso a describirlo como "grupo radical". El portavoz popular en el Concello, Antonio Ameijide, opina que "Lara Méndez no está legitimada para gobernar al retirar el borrador de ordenanza y que no piensa en el beneficio de los lucenses".

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Olga Louzao, habla de "falta de criterio de Méndez" con esta decisión, al retirar una propuesta que ella misma presentó. En todo caso ha asegurado que se alegran de que no se siga adelante con el borrador porque "había muchos puntos" con los que estaban "en absoluto desacuerdo". "Esto no quiere decir -añade- que no sea necesaria una norma consensuada que favorezca la convivencia en la ciudad y que aporte soluciones a problemas como los gorrillas o la ocupación de viviendas".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?