El Consell instala bloques de hormigón para evitar el paso en las carreteras cortadas

Viandantes y conductores desoyeron ayer la obligación de no pasar por estas vías, poniendo en peligro su seguridad

Las cinco carreteras del noreste de Mallorca que permanecen cerradas al tráfico rodado y al paso de viandantes se han reforzado con bloques de hormigón y telas metálicas para evitar el paso de vehículos y viandantes. 

El Secretario Técnico del Consell de Mallorca, Marc López, explica que "aún no se ha podido valorar el daño que han sufrido las infraestructuras viarias", de manera que acercarse a estos puntos es "peligroso".  Sin embargo, durante este jueves varios curiosos no dudaron en acudir a estas vías, haciendo caso omiso de las recomendaciones del Consell. Hay dos carreteras cuyo estado preocupa especialmente a la institución insular: la MA-40 que une Artà y Son Servera y el puente que se ha venido abajo en la MA-12, saliendo desde Artà

A estas dos vías se suman otras tres vías que siguen cortadas al tráfico. Son la que va de Son Serra de Marina a la Colònia de San Pere, la que une Son Servera y Porto Cristo y la de Artà a Canyamel.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?