Las gasolineras, ante las nuevas etiquetas: "No va a cambiar nada"

Desde hoy son obligatorias las nuevas etiquetas en los surtidores para distinguir cada tipo de combustible

Este 12 de octubre entra en vigor la nueva normativa europea sobre el etiquetado para carburantes y vehículos. Los surtidores, desde hoy, lucen unas pegatinas con las nuevas denominaciones para los combustibles, que serán comunes a todos los países de la Unión Europea.

La nueva legislación establece que los nuevos distintivos, que llevan las letras B y E para los gasóleos y las gasolinas, se incorporen también en los vehículos, aunque solo los que a partir del día 12 salgan de los concesionarios, que lo llevarán dentro de la tapa del depósito. El resto del parque móvil no se verá afectado por el cambio.

Es uno de los primeros pasos en la estrategia de la Unión Europea para depender cada ver menos del petróleo y más de otras formas de energía para el transporte que sean menos contaminantes y que generen menos emisiones de CO2.

La etiqueta que marca la gasolina es un círculo con la letra E. Si su coche es diésel, tiene que buscar el cuadrado con la letra B. Y si el vehículo tiene algún combustible gaseoso, la figura de la etiqueta es un rombo. Son pegatinas comunes en toda la Unión Europea.

José Luis García, de la red de estaciones independientes Degesco, insiste en que el cambio va a ser menos traumático de lo que parece. Aunque parece lioso, al consumidor no le va a afectar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?