Últimas noticias Hemeroteca

"Una sociedad digna no puede consentir los feminicidios, ni los infanticidios, y que no haya medidas eficaces para evitarlos"

María Emilia Casas Baamonde, la primera mujer que fue presidenta del Tribunal Constitucional y que impulsó la Ley contra la Violencia de Género, reflexiona sobre la credibilidad de la Justicia, la deriva de la violencia de género, y sobre la reforma de la Constitución

María Emilia Casas Baamonde durante la entrevista, previa a la conferencia de inicio de curso e el IESA-CSIC de Córdoba /

María Emilia Casas Baamonde. Detrás de su nombre, prácticamente anónimo para gran parte de la sociedad, se esconde la primera mujer Catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de nuestro país, la primera en presidir el Tribunal Constitucional, la que consolidó, desde el alto tribunal, la conciliación laboral y familiar ,la tutela antidiscriminatoria por razón de género, la protección a las trabajadoras embarazadas, o la mujer que avaló la constitucionalidad de la Ley Integral contra la Violencia de Género.

La jurista, María Emilia Casas Baamonde ha abierto esta semana en Córdoba oficialmente, el curso del Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía, el IESA-CSIC, con una ponencia sobre “40 años de Constitución Española”.

Viene a Córdoba para hablar de la reforma de la Constitución.¿Qué hace falta?, ¿por dónde se empieza este asunto tan complejo?, en el que todo el mundo ya parece estar de acuerdo...

Yo voy a hablar de la Constitución, 40 años después y voy a trazar elementos positivos, en estos 40 años, y luego, de la gran necesidad de que sea reformada. Sobre la reforma por lo menos los investigadores, los juristas, los politólogos, vienen hablando desde hace tiempo.

Lo que pasa es que esa petición de la reforma que primero era una conveniencia, luego una necesidad, y ahora ya es urgencia, no es absolutamente correspondida con una voluntad política clara de consenso, que haga posible esa reforma, con lo que yo creo que se puede producir una cierta frustración, porque la idea de la reforma está en todo el debate...

La cantidad de libros que se han escrito sobre la reforma, artículos que se han publicado, denotan un clima de opinión favorable a una necesidad de reforma de la Constitución, pero parece irrealizable porque los preceptos que regulan la Constitución, (el procedimiento ordinario del 167 y el 168 agravado), son procedimientos complejos, que requieren unas mayorías políticas muy fuertes, y no parece que quien sostiene la necesidad de la reforma, vea que su posición vaya a ser reflejada en el debate político, en la acción política, en que hable de nuevo el poder constituyente, ¿no?.

Aparte de no ver que haya una mayoría política para llevarla a cabo, ¿dónde encaja Cataluña en todo este debate?

Yo creo que la Constitución tiene que reformarse por una cuestión territorial, no solo por Cataluña, también por Cataluña, sino para repensar las bases el modelo territorial en el modelo de la Constitución del 78, que han dado de sí 40 años, que es un periodo de tiempo largo para la vida de una constitución. La Constitución es una norma estable, a nuestra es una constitución en el panorama europeo anómalamente larga en su duración sin ninguna reforma, Salvo dos reformas que se han producido con motivo de la Unión Europea, del artículo 13.2 y del 135, pero no ha habido una reforma que nazca de la necesidad de reformar la propia Constitución , sino que han sido reformas impuestas por nuestra presencia en la Unión Europea. Por tanto, uno de los temas que ha de abordarse es el modelo territorial y lo haríamos correctamente sí entre todos somos capaces de establecer un modelo en el que Cataluña, y sin establecer discriminaciones con otras comunidades autónomas, pueda sentirse a gusto, que sea un modelo atractivo.

¿Cree que se dan las circunstancia para hacerlo o estamos mirando a largo?.

Bueno, estamos mirando de inmediato porque yo creo que es un problema muy serio que está planteado y que venía pidiendo ya su reforma hace tiempo. Creo puede tener un precio más alto, la falta de reforma, que el mantenimiento de la Constitución.

¿En cuanto tiempo cree usted que debería de estar?.

Yo no mediría el tiempo. Yo sería generosa con el tiempo porque va a necesitar un procedimiento de reforma. Parto de reformar la constitución vigente, no de hacer una constitución nueva.

Pero para eso se va a necesitar, estudio, análisis, debate, es decir: el tiempo que lleve, siempre que exista una voluntad firme de llegar a acuerdos, para que la reforma sea posible. Lo que yo veo urgente es comenzar, ya hay resultados de opiniones de los ciudadanos.

Es un tema que ha comenzado a calar, que antes era un debate entre estudiosos, que venían diciendo ya desde hace mucho tiempo... Hay determinados temas que desde el inicio de la vigencia de la Constitución, ya se determinó que eran piezas que no estaban bien diseñada y que se necesitaba su reforma. El tiempo ha pasado sin que ni siquiera esos puntos hayan sido abordados. Es un conjunto de temas para poner la Constitución al día, porque es necesario , el Estado se ha transformado, la política se ha trasformado, la sociedad se ha trasformado ...Son muchos los vectores que determinan la necesidad de la reforma de la Constitución, quizá el más urgente sea la cuestión territorial, pero hay otros asuntos.

Yo creo que la crisis económica de 2008, ha colocado en el centro de la Constitución las desigualdades y en consecuencia, la necesidad de atenderlas, de que la Constitución de una respuesta , que ha de ser distinta a la del 78.

Es decir, determinados contenidos de la Constitución: la vivienda, la salud, lo que se llaman derechos sociales, que están en el apartado de los principios rectores de la Constitución, de la política social y económica y posiblemente los ciudadanos le dan hoy una centralidad mucho mayor que en el año 78, porqueclaro, los años no pasan en balde. La Constitución ha sufrido las consecuencias de la no acomodación a una realidad que está absolutamente trasformada.

Y luego hay otro elemento importante. La Constitución vincula a todos, la hayan votado o no, pero también la Constitución renueva su legitimidad, si las generaciones que no participaron en la constituyente, que nacieron después, pero que ahora rigen nuestros destinos, pueden también participar , en la adaptación de la constitución a las necesidades actuales. Yo veo beneficios en la reforma de la Constitución y creo que es un grave riesgo permanecer en el inmovilismo.

¿Cómo se puede recuperar la credibilidad de la Justicia ahora que el ciudadano piensa que hay una justicia de pobres y otra de ricos, incluso una de hombres y otra de mujeres?.

Yo creo que a veces se es injusto con la justicia, porque hay críticas que son merecidas: la lentitud, aunque no dependa de quienes la imparten, sino de la falta de medios para hacerlo.

Hay críticas que pueden estar fundadas, pero en general la justicia cumple su función: interpretar la ley , y lo hace , en general correctamente.

Sí es verdad que se han producido determinados decalajes, entre la percepción social de determinadas decisiones

Usted planteaba ricos y pobres... Pues eso desde luego es absolutamente intolerable si hay decisiones distintas para ricos y pobres. Planteaba también la perspectiva de género en la Justicia.

Yo creo que este es un tema que hay una cierta carencia, que es necesario juzgar con perspectiva de género. Esto se logra con la presencia de mujeres en los órganos juzgadores, afortunadamente cada vez va a siendo mayor la presencia de mujeres que escalan a puestos superiores de la administraciónde Justicia, no están exclusivamente en los escalones inferiores.

Pero además no es una cuestión solo de composición, sino de formación. De que el género es una cuestión transversal, y hay que tenerlo en cuenta a la hora de juzgar.

Entonces yo creo que es muy importante la formación, antes de la Universidad, en la Universidad, y desde luego la formación de los jueces, me parece absolutamente decisiva en materias de género, sobre todo cuando imparten justicia en temas tan delicados como es la violencia de género.

La violencia de género es una lacra que , verdaderamente una sociedad digna que se estime no puede consentir los feminicidios. Y no puede consentir esta evolución del feminicidio al infanticidio, y que computemos estos, nos horroricemos , pero que no haya medidas eficaces para esto...

¿Cómo se acaba con esto?

Se ha hecho un Pacto de Estado para la Violencia, esperemos que en su aplicación sea eficaz. Las medidas que se aprobaron en el año 2004,han sido eficaces pero incompletas. La falta de algunos mecanismos técnicos , por ejemplo la necesidad que la mujer pruebe cuando tiene un parte de lesiones,son de imposible comprensión.

Y creo que hay que avanzar hacia la superación de la necesidad de la prueba , que yo creo que hay resistencia social a ello. Yo oigo comentarios muy desafortunados en que hay mucha denuncia de acoso falsa, en lugar de ver la realidad; que hay un acoso persistente, una discriminación sistémica de la mujer, y desde luego que la violencia de género es la discriminación mayor.

Es necesario educar en igualdad, creo que es absolutamente fundamental

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?