Últimas noticias Hemeroteca

San Pelayo, colegio, jardín botánico y facultad universitaria

Toma el nombre de la iglesia homónima desaparecida al contruirse la iglesia de La Clerecía y actual Universidad Pontificia

Los orígenes

Bajo el Cielo de Salamanca encontramos edificios universitarios de nueva factura que encierran restos seculares que fueron de otros edificios universitarios. Es el caso de la Facultad de Geografía e Historia. Y así, visitar la actual Facultad de Geografía e Historia es visitar también el Colegio de San Pelayo, que como otras instituciones escolares se llevó por delante la Guerra de la Independencia. De aquel colegio universitario podemos ver su fachada en la calle Cervantes, su capilla, en el interior de la Facultad, así como imaginar su patio, en el espacio que hoy ocupa el actual, y fantasear con otros elementos visibles gracias a su integración en la moderna facultad, diseñada por el arquitecto Emilio Sánchez Gil.

Él es el protagonista contemporáneo de este edificio, pero el más remoto es el de Fernando Valdés.Para conocer este colegio hay que saber algo de su fundador, Fernando Valdés, presidente del Consejo de Castilla, arzobispo de Sevilla, inquisidor general, un tipo interesante e interesado en la fama y el dinero. Fue colegial del San Bartolomé y rector de este colegio, del que quiso apropiarse de alguna manera recibiendo el rechazo de sus responsables. Hay quien supone que ese agravio le llevó a fundar su propio colegio. Es posible. Pero antes de hacerlo ya tenía cierta consideración de mecenas al albergar a estudiantes en casas de su propiedad cercanas a la calle de Serranos, donde finalmente levanta el colegio, o comienza a levantarlo en 1573.

Y aquí aparece el nombre de Rodrigo Gil de Hontañón, nada menos. Autor del Palacio de Monterrey, clave en la Catedral de Ciudad Rodrigo, pero también en la Universidad de Oviedo, de donde viene la relación del fundador con el arquitecto. En realidad, Rodrigo delega en Juan de Cariaga y otros para hacer la obra. Si acaso, estuvo al principio de la obra y después la siguió de lejos.

El nombre de San Pelayo no proviene del origen asturiano del fundador, como podría creerse, sino de la iglesia de San Pelayo que hubo en esa zona repoblada por los serranos y dio nombre al barrio. Esta iglesia fue una de las damnificadas por la construcción de La Clerecía y Colegio de la Compañía. Una iglesia que se anexionó a la de San Isidro en el siglo XVII. De hecho, el colegio antes de llamarse de San Pelayo aparece denominado como Colegio Sevilla o Colegio del Arzobispo de Sevilla, aunque el nombre común más difundido fue el de Colegio de los Verdes, por el color de la beca y manto de sus colegiales. Aunque, eso sí, los colegiales asturianos y especialmente ovetenses siempre fueron lo más favorecidos por las constituciones colegiales del fundador, antes, incluso de construirse. Porque el colegio, antes de iniciarse su construcción en 1573, ya aparece en documentos de 1556. Seguramente en aquellas casas de las que ya hablamos.

Interesante e interesado

Un autor que ha estudiado en profundidad la historia de este colegio es Javier Cortázar Estívaliz, que no duda en señalar al fundador del Colegio, Fernando Valdés, como interesado, ya que fundó el colegio para poner a salvo su patrimonio de la necesidad de dinero que tenía la Corona, aunque, eso sí, se reservó el derecho de poder recuperarlo en cualquier momento de la fundación colegial.

La Guerra de la Independencia también dañó seriamente este colegio, como lo hizo con otros. La Guerra y el expolio de sus materiales, como ocurrió en otros casos también. Sobre sus restos se levantó el famoso Jardín Botánico, que después se convirtió en gimnasio, manteniendo el nombre de Botánico, y finalmente, cuando se derribó el gimnasio, que era una ruina, se construye la nueva facultad de Geografía e Historia, que se inaugura en 1991. Una visita al exterior de la facultad por la calle de Cervantes nos mostrará las esculturas de San Pelayo y Fernando Valdés, escudos de éste, puerta de ingreso y ventanas. Y dentro de la Facultad veremos la capilla, que hoy es sala de conferencias, y escudos y restos de columnas del patio, que recuerdan una galería de arcos y otra, en el piso superior, de huecos adintelados.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?