Últimas noticias Hemeroteca

Calbotes, buñuelos y huesitos de santo, y fiestas de Halloween: llega el 1 de noviembre

Salamanca se prepara para rendir a sus muertos; y también, para las fiestas juveniles

La provincia de Salamanca se prepara para conmemorar el día 1 de noviembre, jornada festiva de Todos los Santos. La ciudad del Tormes, y todos los camposantos de la provincia de Salamanca, se abren a los ciudadanos para rendir homenaje a los fallecidos.

Los puestos de flores y de comida tradicional en torno a los cementerios, y las tiendas que dan estos servicios, se preparan estas jornadas para incrementar sus ventas, tal y como es habitual. En Salamanca, los calbotes o calboches (castañas asadas), tienen gran arraigo entre los municipios de la provincia, y en otros lugares como la propia capital, los puestos instalados en la vía pública toman protagonismo.

Asimismo, dos dulces propios de estas fechas también llenan las casas y los establecimientos de la zona: los buñuelos, en todas sus vertientes, y los huesitos de santo. Crema, nata y chocolate suelen ser los sabores protagonistas, aunque no exclusivos.

Pero desde hace años, y es fácilmente comprobable, el público joven -y no tan joven- apuesta por hacer de la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre una jornada festiva. Los disfraces de la tradición importada desde los Estados Unidos tomarán los bares de Salamanca, tal y como suele ser habitual, en virtud de las distintas fiestas organizadas por locales privados.

La tradición española de visitar los cementerios y rendir visita a los muertos no está reñida con las fiestas de Halloween de la noche anterior, y es que también son muchos los que apuestan por ambas opciones, y más en una Salamanca que mezcla valores tradicionales en muchos aspectos, con la frescura que aportan los jóvenes de distintas partes del mundo que llegan a la capital charra de la mano de la USAL.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?