Últimas noticias Hemeroteca

La policía identifica al cabecilla de la banda criminal autodenominada 'ETA- Asturcón' que actuaba en Asturias desde 1974

Las investigaciones comenzaron en 2017 tras el hallazgo de un zulo en el Naranco. El cabecilla identificado falleció en 2012 y hay una mujer detenida. A la banda se les atribuyen secuestros, extorsiones, tentativas de homicidio y estafas

Objetos hallados por la Policía Nacional en el zulo descubierto en una finca del Naranco en 2017. /

La Policía Nacional ha identificado a los miembros de un grupo criminal que comenzó a operar en Asturias en los años 70. Las investigaciones, que han permitido su identificación y que siguen abiertas se iniciaron a principios de 2017 tras el hallazgo de un zulo – con ventilación, insonorizado e impermeabilizado – en el monte Naranco en Oviedo. En el interior de ese zulo los agentes se encontraron una pistola, esposas, unas cuerdas, una capucha, un cuchillo y diversa munición. Además, en construcciones próximas se hallaron otras sustancias explosivas en perfecto estado de conservación, lo que confirmaría según los investigadores que el grupo seguía activo hasta el año pasado. Estos hechos se relacionaron con otro hallazgo ocurrido en 2014 en unas chabolas próximas al mencionado zulo, donde se encontraron cinco contenedores con pólvora.

La Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía de Asturias han trabajado hasta relacionar lo descubierto con varios delitos presuntamente cometidos por esta organización criminal durante más de 40 años.

Y tras una compleja investigación la policía ha conseguido poner nombre y apellidos al presunto cabecilla de la organización, fallecido en 2012, y ha detenido a una mujer e investigado a otro hombre

Secuestros y extorsiones

A este grupo criminal se le atribuyen diversos delitos, que van desde el secuestro, hasta la  tentativa de homicidio, pasando por extorsiones y estafas, delitos todos cometidos entre 1974 y 2017.

En 1979, según las investigaciones policiales, intentaron secuestrar a un empresario, apunta de pistola, llegando a efectuar dos disparos contra el empleado que le acompañaba. La llamada para citar a la víctima la había realizado una mujer. Posteriormente, el empresario comenzó a recibir cartas firmadas por un supuesto comando terrorista, autodenominado ETA-ASTURCÓN, en las que se le conminaba a efectuar entregas de dinero millonarias.

Un año después, un incendio intencionado, que fue reivindicado por el comando destruyó los almacenes del empresario , que siguió siendo extorsionado hasta 1983. La repercusión mediática del suceeso fue utilizada para presionar a otros empresarios y profesionales a los que remitieron otras cartas de extorsión.

En 1983 el comando intentó secuestrar a uno de los Jefes de Servicio del Hospital General de Asturias. El modus operandi en este caso fue la colocación de un obstáculo en la vía para obligar a la víctima a bajar del conche, momento que aprovechó el delincuente para abordarle. En el forcejeo el agresor disparó en dos ocasiones al médico, que resultó herido de gravedad. Posteriormente recibiría también cartas de extorsión, al igual que el empresario mencionado anteriormente.

Por último, en el capítulo de secuestros, el único no fallido fue en 1990, cuando la banda secruestró al hijo de un industrial asturiano, que retenido dos días y posteriormente liberado en las proximidades de Luanco.

Además a través de estafas realizadas a través de una sociedad fundada por el cabecilla de la organización habrían obtenido en diez años entre 15 y 30 millones de pesetas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?