Últimas noticias Hemeroteca

Asignatura pendiente, pero menos

La cooperación valenciana, injustamente maltratada por pesadillas tan reales como el caso Blasco, intenta salir de ese pozo y reivindicarse

En 2015, en los últimos presupuestos de la Generalitat aprobados por el PP, la cooperación al desarrollo recibió una dotación mínima, diríamos irrisoria, si la cosa no fuera de todo menos un chiste. Ese año, esta partida percibió 3'8 millones.

Desde ahí hasta aquí, la cosa ha cambiado bastante. Este próximo 2019, serán algo más de 32 millones. La diferencia salta a la vista y al oído. Pero los esfuerzos del Consell y del sector no se han dirigido sólo a la cantidad, se ha trabajado mucho también en la calidad, en mejorar cómo se tramitan, otorgan y gestionan esas ayudas.

La cooperación valenciana, injustamente maltratada por pesadillas tan reales como el caso Blasco, intenta salir de ese pozo y reivindicarse. Y así debe seguir siendo. Porque se ha avanzado mucho, sí, y sería injusto no reconocerlo, pero no es menos cierto que estamos todavía lejos del objetivo del 0'7%. Así que habrá que seguir peleándolo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?