Últimas noticias Hemeroteca

La Gazte Asanblada de Judimendi denuncia que en el salón de juegos de su barrio entran menores

Han medido las consecuencias de la llegada del salón de juegos al barrio con un estudio.

Salón de juegos del barrio de Judimendi /

Los salones de juego han copado la actualidad de esta semana en la que se ha puesto en cuestión la falta de controles de acceso a estos establecimientos y su proliferación por Vitoria. En varios barrios de la ciudad hay preocupación por este tipo de establecimientos. Por ejemplo, en Judimendi, con el local abierto en la calle Olaguibel. Los jóvenes del barrio -la Gazte Asanblada de Judimendi- han estado un año investigando este local, y han publicado un libro.

Entre las conclusiones del libro destacan que han visto que al salón de juegos acuden menores de edad sin que nadie les prohíba la entrada y además lo hacen cuadrillas de jóvenes. "Van grupos de amigos como una actividad de ocio más con la escusa de que es una competición de a ver quién gana más, sin darse cuenta de que eso puedo acabar en una adicción", cuenta manuel Martínez, de la Gazte Asanblada de Judimendi, a la Cadena SER.

También que la llegada de este salón de juegos al barrio ha afectado negativamente al comercio local, sobre todo a los negocios de hostelería. "Al tener un bar incorporado, los horarios de cierre del salón de juegos son los mismo que los de un bar y como tienen precios más bajos, además del atractivo de tener la zona de juegos, ha provocado un trasvase de la clientela de los bares tradicionales, que muchos han tenido que cerrar", asegura Manuel Martínez

Otra de las conclusiones a las que llegaron, nos dice Manuel Martínzez, es  que gran parte de la clientela es gente trabajadora con pocos recursos económicos. "Es gente a la que el juego le crea la esperanza de ganar más dinero, sin darse cuenta que lo que hacen es empobrecerse más".

Por último, han observado que la llegada al barrio del salón de juegos vino acompañada de un aumento de los conflictos y la presencia policial. "Gente que no frecuentaba las calles del barrio, a raíz de la llegada de este local ha venido, y es gente conflictiva que ha provocado que aumenten las peleas y la presencia policial", asegura Manuel Martínez.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?