Últimas noticias Hemeroteca

Arqueólogos en Madrid

Muy pocos conocen que algunos de los arqueólogos más importantes de la historia de la arqueología pasaron por la ciudad de Madrid dejando un huella honda y duradera

Uno de los casos más conocidos es el del británico Howard Carter (1874-1939), descubridor de la tumba de Tutankhamón. Carter estuvo en Madrid en dos ocasiones invitado por la casa de Alba para dar conferencias. Fue en los años 1924 y 1928, creando un vínculo intenso entre el arqueólogo y la ciudad de Madrid que perduraría hasta la muerte de Carter en 1939.

Pero uno de los casos menos conocidos es el del también inglés Austen Henry Layard (1817-1894), descubridor de la ciudad de Nínive en el actual Irak, y de la biblioteca de Asurbanipal en el palacio de Senaquerib. Cuando Layard dejó la arqueología se dedicó a la política. Algunos bromeaban en su momento diciéndole que se presentaba a parlamentario por la ciudad de Nínive. Sin embargo, su periplo fue más allá llegando a ser embajador de su país en varios lugares. Uno de ellos fue Madrid en donde estuvo nada más y nada menos que siete años.

En su autobiografía, Layard habla con cariño de su paso por España aunque, cosa rara en un extranjero no le gustaba la comida española diciendo que le generaban muchas indigestiones. Tampoco era amigo de algunas tradiciones como los toros, pero fue un enamorado del arte. Amigo íntimo de pintores románticos como Vicente Palmaroli, en su bodfa Layard le obsequió con algunas joyas asirias procedentes de sus excavaciones en Mesopotamia.

A Layard le tocó vivir años convulsos en la política española con la Revolución Gloriosa, la salida de Isabel II a París o la I República. Amigo y colaborador cercano de Prim y de Serrano, la vida de Layard en estos años estuvo a caballo entre la de un verdadero arqueólogo, un político y una suerte de agente secreto.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?