Últimas noticias Hemeroteca

Más de mil metros de pintadas en cuatro días: así actúan los grafiteros del Metro

Los sindicatos hablan de "sensación de inseguridad" y Metro responde que ha incrementado su presupuesto en esta materia. El presidente, Ángel Garrido, ha anunciado que pedirá una reunión a la Delegación del Gobierno para hacer un "análisis exhaustivo" de los incidentes

El incidente más grave ocurrió la noche del viernes. Por el número de personas y por la violencia con la que reaccionaron con los agentes de seguridad. A las diez de la noche, un grupo de cincuenta grafiteros encapuchados pintaron 21 vagones, hasta 700 metros, mientras el tren estaba detenido. Actuaron en cuestión de segundos y utilizaron 250 botes de pintura. Cuando dos agentes de la Policía Nacional llegaron al lugar, los grafiteros se escondieron en uno de los depósitos de los trenes. Una vez allí, rociaron la cara a los policías con los spráis, por lo que tuvieron que ser atendidos. El incidente se saldó con un detenido, un joven de veinte años al que el juez ya le ha impuesto una orden de alejamiento de esta estación. Pero no ha sido un hecho aislado. Desde la madrugada del jueves hasta la del domingo, se han repetido hechos similares en diferentes estaciones del suburbano que han afectado a más de 1.300 metros cuadrados de trenes.

El jueves, un maquinista de la línea 12 sufrió una crisis de ansiedad después de que un grupo de 15 grafiteros le obligaran a mover el convoy para llevarlo a un sitio con mayor visibilidad. Entre las estaciones de Parque de los Estados y Arroyo Culebro, tiraron del accionador de alarma. Cuando el maquinista salió de la cabina, el grupo entró en el lugar y le obligaron a mover el convoy a un espacio más luminoso. Pintaron y salieron corriendo. El maquinista tuvo que ser atendido por una crisis de ansiedad.

Fuentes de la Policía Nacional, que están investigando los hechos, subrayan el carácter violento de las actuaciones y explican a la SER que no descartan más detenciones en las próximas horas. El propio presidente Garrido ha explicado esta mañana en declaraciones a los medios, que la Comunidad ha pedido una reunión a la Delegación del Gobierno para realizar un análisis exhaustivo de las pintadas de estos hechos. Y ha explicado que el presupuesto que destina Metro a seguridad se ha incrementado en un 20% en el último año. La mismo que explican fuentes del suburbano a la SER, que no han querido hacer declaraciones.

Los sindicatos reclaman más seguridad y un protocolo para saber cómo actuar

Los sindicatos, por su parte, hablan de sensación de inseguridad generalizada. "Hay sensación de miedo, especialmente para aquellos que hacen el turno de noche. Siempre ha habido grafiteros, pero nunca han actuado de esta forma", explica a la SER Juan Ortiz, portavoz del Colectivo de Sindicatos de Maquinistas de Metro de Madrid. Explica que las medidas de seguridad se pueden mejorar en el suburbano madrileño y reclama más personal en las estaciones, especialmente en horarios de noche. "Hay que mejorar la seguridad para acceder a las cabinas, ahora mismo cualquier persona puede comprar una llave en una ferretería y acceder a la cabina de un maquinista", denuncia Ortiz. "Estamos muy desprotegidos, ni siquiera tenemos un protocolo para saber cómo actuar en estos casos".

El sindicato, además, apuesta por convertir a los maquinistas en agentes de seguridad, para tener más seguridad jurídica. Algo que también defiende la Asociación de Transportes Públicos Urbanos y Metropolitanos. Desde su secretaría general, Rocío Figuret, explica que estas actuaciones "no deben considerarse como un mero deslucimiento, sino como un delito de daños. Porque además de suponer un peligro para trabajadores y usuarios, causa daños irreparables en las instalaciones". De hecho, según recoje Europa Press, los grafitis realizados en Metro de Madrid durante el año pasado generaron un coste al suburbano valorado en casi 1,6 millones, cantidad superior a los 1,3 millones que se contabilizó el año anterior (2016). Según los datos de la compañía, en 2017 hubo un total de 852 grafitis y 212 pintadas, mientras que se frustraron 1.174 intentos. El coste total de las tareas de limpieza y daños ocasionados en las instalaciones ascendió a 1.588.013 euros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?