Últimas noticias Hemeroteca

La Hiniesta inicia la restauración de los restos arqueológicos hallados en su casa de hermandad

Se trata de pinturas al fresco del periodo abbadí (siglo XI) que el Pleno Municipal aprobó, hace casi un año, poner en valor

Detalle de los restos arqueológicos hallados en el sotano de la nueva casa de hermandad de La Hiniesta /

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Hiniesta ha comenzado la restauración de los restos arqueológicos existentes en el sótano de su casa de hermandad, situada junto a la Parroquia de San Julián donde tiene su sede canónica.

Como ya se informó en su día, se trata de pinturas al fresco del periodo abbadí (siglo XI), un ejemplo único en España y que por tanto tiene una importancia de primer orden desde el punto de vista histórico-artístico ya que en ningún otro lugar de nuestro país existe una pintura de esta época de esa extensión, esa calidad y en ese estado de conservación excepcional.

Con esta actuación se pretende crear un espacio cultural que garantice la conservación de los restos arqueológicos de manera adecuada y permita la musealización y exposición de los mismos, atendiendo a la puesta en valor que hace casi un año aprobó el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Sevilla.

La actuación cuenta con la financiación del Consistorio hispalense y Unicaja Banco.

Un poco de historia

Durante la construcción de la nueva casa de hermandad de La Hiniesta aparecieron unos interesantes restos arqueológicos que obligaron a la modificación del proyecto original, ampliándose los espacios constructivos a una nueva planta sótano donde poder almacenar enseres de la corporación y por otra parte conservar para su exposición los magníficos restos arqueológicos.

Se encontraron restos más antiguos del siglo VI de etapa romana, aunque sin demasiada importancia, ya que no configuraban estructuras de edificios. La etapa más interesante es la del periodo islámico (siglos VIII – XIII), pudiéndose dividir en dos partes definidas como periodo clásico islámico y periodo almohade.

De la primera división temporal encontramos los restos más importantes como la cisterna que surtía a la fuente posterior. Se encuentra policromada en almagra roja y se data en el siglo IX. Forma parte de unos jardines que probablemente se encontraban deprimidos en relación a la zona habitada, siguiendo la tradición musulmana. Pero el hallazgo principal encontrado es la fuente referida y concretamente el mural pintado que la decora. Se trata de una estructura de 4,20 metros de largo por 95 centímetros de alto, con motivos decorativos geométricos y vegetales de excelente factura y calidad artística, según los expertos consultados.

La estructura mural es simétrica en torno a una pileta central que ha sido expoliada a lo largo del tiempo. La pintura mural se compone de lacería geométrica, un trilobulado y una estrella de ocho puntas quedando enmarcado con palmetas y atauriques vegetales. Está realizada en colores almagra y azul sobre blanco. Su fecha de ejecución está en torno al siglo XI, coincidiendo con la etapa de la taifa sevillana abbadí. La alberca que surtía esta fuente está separada de la misma por un grueso muro de restos tardorromanos donde se insertan tuberías de plomo que abastecían a la fuente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?