Últimas noticias Hemeroteca

El Gobierno calcula que el desmantelamiento de Garoña tardará "unos 8 o 10 años"

El almacén para guardar el combustible radiactivo ha conseguido la licencia y está a la espera de ponerse en marcha

La central nuclear de Garoña tardará "8 o 10 años" en ser desmantelada /

Es la primera vez que el Gobierno de España se pronuncia oficialmente sobre el desmantelamiento de la central nuclear de Garoña. Lo ha hecho algo más de un año después de que se anunciara su cierre y después de filtraciones que apuntan a que ese desmantelamiento arrancará en 2019. Y en esa primera información oficial -a través de una respuesta parlamentaria a Unidos Podemos- el Gobierno augura que el proceso de desmantelamiento tardará "unos 8 o 10 años", aunque matiza que "hay que tener en cuenta que cada central es diferente". 

"el desmantelamiento va demasiado despacio"

Para Juan López de Uralde, el diputado de Unidos Podemos que ha requerido la información al Gobierno, el desmantelamiento de Garoña "va demasiado despacio, no hay información clara ni transparencia de lo que se está haciendo y nos preocupa mucho".  "No hay que dejar de estar atentos a lo que ocurre Garoña: los residuos radiactivos continúan allí y por tanto la peligrosidad sigue", ha explicado en declaraciones a la CADENA SER. López de Uralde denuncia además "la falta de presupuesto para abordar el desmantelamiento del conjunto de las centrales nucleares en España cuando lleguen al final de su vida útil". 

Esto significa que, si se cumplen las previsiones y el desmantelamiento arranca en 2019, el final definitivo de Garoña no habrá llegado antes de 2026. Aunque los residuos radiactivos se quedarán allí y no se sabe por cuánto tiempo. 

En la información enviada al Congreso de los Diputados, el Gobierno confirma que Garoña ha conseguido ya la licencia del Almacén Temporal Individualizado en el que se van a depositar el combustible nuclear utilizado hasta ahora. Son las famosas barras de de combustible que ahora mismo están en la piscina de la central y que se trasladarán a ese almacén a cielo abierto.

"Se trata de una instalación al aire libre, similar a la existente en Zorita que albergará en contenedores especiales todo el combustible gastado durante los años de la operación de la central", explica el Gobierno. Este almacén está "a la espera de iniciar su explotación". Iberdrola y Endesa, propietarias de la central, anunciaron que ese traslado de residuos podría iniciarse en el segundo semestre de 2019

Es decir, Garoña pasará de ser una central nuclear a un almacén de residuos radiactivos. Al menos mientras no se consiga poner en marcha un almacén centralizado para toda España. El Gobierno aprobó en 2011 abrir esa instalación en Villar de Cañas (Cuenca) pero en julio paralizó los permisos

El combustible nuclear, por tanto, se quedará en Garoña pero otros residuos menos radiactivos -los de muy baja a media de actividad, aquellos en los que la contaminación dura menos de 30 años- "se trasladarán al centro de almacenamiento de El Cabril, en Córdoba". 

El Gobierno aclara además que desde el momento en el que la central paró su actividad, "los técnicos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) y los de la instalación iniciaron los contactos tendentes a conocer las condiciones en que se abordaría el desmantelamiento". 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?