Últimas noticias Hemeroteca

Lo que hay detrás de los problemas en los túneles de Madrid

  • El mantenimiento de los túneles de Madrid depende de la empresa Dragados, un contrato que el gobierno del PP de Ana Botella firmó en 2014
  • El Ayuntamiento asegura que el contrato está infradotado y no es el adecuado para las necesidades de la ciudad
  • Insisten en que están trabajando para "solucionar los problemas de las filtraciones de agua lo más rápido posible"
  • El equipo de Manuela Carmena ya intentó rescatar las labores de mantenimiento de los túneles acudiendo a los tribunales en febrero de 2018

Atasco de coches en la M30 de Madrid / ()

Cuando llueve, Madrid se atasca. La mañana de este miércoles de lluvia ha vuelto a ser un caos en el tráfico de la Comunidad. En la capital, parte del colapso viene provocado por los cierres totales o parciales de algunos túneles. Este miércoles han sido cinco en concreto. Uno al completo, el de O'Donnell, y cuatro parcialmente: María de Molina, Azca, Sinesio Delgado y Sor Ángela de la Cruz.

El mantenimiento de todos estos túneles depende de la empresa Dragados, del Grupo ACS, cuyo propietario es Florentino Pérez. El problema es que esa gestión y mantenimiento depende del contrato que el gobierno del PP, de Ana Botella, firmó en 2014. Un contrato, según el equipo de Manuela Carmena, infradotado e insuficiente que durante estos años ha condicionado el deficiente mantenimiento de los túneles. A eso hay que sumar la poca colaboración y negligencia que, según el Ayuntamiento, ha prestado la empresa durante este tiempo. "Estos últimos meses la empresa sí ha empezado a colaborar con el Ayuntamiento como debería haber sido la tónica normal en otros momentos", explica José Luis Infanzón, director de Espacio Público, Obras e Infraestructuras, "nos hubiera gustado que hubieran colaborado de la misma manera desde el principio, pero su actuación ha sido bastante irregular".

El problema es el contrato

Aún así, insisten, desde el consistorio, en que el problema de fondo es la naturaleza del contrato que firmó el Partido Popular en su día. Un contrato con ciertas deficiencias y con limitaciones económicas que, según el gobierno municipal, no permiten un mantenimiento adecuado de los túneles. "Madrid hizo infraestructuras muy importantes, pero hay que conservarlas. Muchas veces se hacen esas infraestructuras y no se plantean los costes que van a requerir a lo largo del tiempo. A partir de un momento, hay que hacer obras de reposición y eso supera las posibilidades de estos contratos". El contrato, que es integral, no es el adecuado para las necesidades de la ciudad: "Es evidente, a todas luces, más allá de la colaboración con la empresa, que el contrato tiene unas limitaciones presupuestarias que no son suficientes para atender la demanda", asegura Infanzón.

A principios de este año, en febrero, y para intentar solucionar la situación el Ayuntamiento decidió acudir a los tribunales con la intención de rescatar las tareas de mantenimiento. Querían recuperar el control de esas labores, pero la empresa recurrió y la justicia lo paralizó. El proceso sigue judicializado. El Ayuntamiento volvió a recurrir esa paralización, pero la Justicia ratificó la decisión, así que la gestión sigue en manos de Dragados. El consistorio abrió, además, dos expedientes con sanciones que alcanzaban los 900.000 euros. Ahora la intención es buscar un acuerdo entre ambos para resolver los contratos. "Existen conversaciones con la empresa para llegar un acuerdo en la resolución del contrato".

Pero mientras tanto, sigue habiendo filtraciones de agua en los túneles y atascos en las carreteras, por eso el Ayuntamiento ha decidido actuar por su cuenta. Al margen del contrato con Dragados, el consistorio está ejecutando otros proyectos, a través de las Inversiones Financieramente Sostenibles, para mejorar el pavimento y que, aunque llueva, no sea deslizante y no ponga en peligro la seguridad. "Hay un proyecto de dos millones de euros y otro de tres para complementar esos proyectos de Dragados". Además, también están agotando, aseguran, todas las limitaciones presupuestarias que permite el contrato. "Estamos intentando solucionarlo dentro de las limitaciones que tenemos".

Ahora están trabajando en solucionar las filtraciones que están provocando el cierre de los túneles, aunque, aclaran, que "siempre pueden volver a aparecer filtraciones por más que se acometan proyectos". Continúan las obras en el de María de Molina, que, aunque está abierto, están trabajando en una reparación integral. También en el de O'Donnell, cerrado totalmente por filtraciones y "a punto de abrir"; el de Pío XII, donde está cortado un carril por obras, que también esperan terminar en los próximos días; y el de Sor Ángela de la Cruz y Sinesio Delgado, con carriles cerrados por filtraciones.

El de los túneles es un problema que se ha tratado, en numerosas ocasiones, en las comisiones del área de Desarrollo Urbano Sostenible. El PSOE, por ejemplo, ha pedido varias veces al gobierno municipal que actúe para resolver el problema. En la comisión de marzo de este año, la concejala socialista Mercedes González les reprochaba no haber sancionado a la empresa: "Los túneles siguen con las mismas deficiencias que venimos sufriendo desde el año 2008. Están sin mantener desde el año 2008 y ustedes llevan gobernando desde el año 2015, tres años en los que ustedes no han puesto ninguna sanción, hasta ahora". También desde Ciudadanos, en esa misma comisión, el concejal Bosco Labrado le pedía que "cesen en la búsqueda de vericuetos, arreglen los problemas de las filtraciones como sea, y luego ya, si eso, reclamen, sancionen, secuestren o lo que ustedes estimen conveniente".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?