Últimas noticias Hemeroteca

Lo que el viento no se pudo llevar. Menorca 1960

Radio Menorca interpreta la glosa de Pere Sintes Pons que puso versos al suceso que destrozó parte de la isla

Una mayor diferencia de temperatura entre el agua del mar y lo que se registra con la entrada de un frente de aire frío, genera convección y, por tanto, la aparición de tornados o caps de fibló. / ()

Nadie se esperaba que en diciembre de 1960 un 'cap de fibló' (tornado) arrasara el paisaje menorquín. Entró por la zona de Levante, dejando destrozos a su paso hacia su salida de vuelta al mar, unos treinta kilómetros más hacia el sur-poniente de la isla, por San Adeodato.

La glosa en verso que dejó uno de los testigos, Pere Sintes Pons, nos ha ayudado a conocer todos los detalles. Así como darnos cuenta que en Menorca no es tan extraño que cada cierto tiempo sucedan estos fenómenos meteorológicos.

Además, también hemos entrevistado a algunas personas que vivieron ese día, como Justo Saura, que era un adolescente que volvía del colegio cuando vió los efectos del cap de fibló. Aunque hubo muchos daños materiales y animales de granja que salieron volando, ninguna persona resultó herida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?