Últimas noticias Hemeroteca
HOY POR HOY HOY POR HOY Entrevista a la vicepresidenta del Constitucional, Encarnación Roca

El derbi fue aurinegro, 77-91

El Gran Canaria Arena acogió el espectáculo del baloncesto de élite al que nos tienen acostumbrados en las últimas temporadas ambos equipos

Hoy se disputaba la gran fiesta del baloncesto canario. El Gran Canaria Arena acogía en la tarde de este sábado el espectáculo del baloncesto de élite al que nos tienen acostumbrados en las últimas temporadas ambos equipos. El cuadro que hoy ejercía como local cumplia 1.000 encuentros en la máxima competición doméstica. Es un lujo para las islas poder vivir un evento de esta dimensión deportiva que traspasa incluso las fronteras del archipiélago.

En esta temporada histórica en la que participan ambos en competición europea, vivir un partido de estas características se le debe dar la importancia que merece. El conjunto local llegaba tras haber perdido hace escasamente 48 horas ante el Anadolu Efes turco en la Euroliga, lo que provocaba incluso que parte de laafición grancanaria mostrara su disconformidad por la labor del técnico Salva Maldonado. En la ACB, hasta el momento dos victorias que hacía que la preocupación empezara a ser realidad en el bando claretiano.

Sin embargo, en el bando tinerfeño, los jugadores dirigidos por Txus Vidorreta habían vuelto a vencer en la Champions Cup para mantener la inmaculada trayectoria en la que no conoce la derrota con cinco partidos y cinco victorias. En la máxima competición nacional, a pesar de haber perdido en su última cita ante el Tecnyconta Zaragoza, mantenían los puestos de Play Off y que da derecho al final de la primera vuelta a disputar la Fase Final de la Copa del Rey, primer objetivo del club que preside Félix Hernández. El encuentro había levantado mucha expectación y no defraudó. Por la emoción vivida, la tensión latente y sobre todo la pasión mostrada por jugadores, técnicos y aficionados de ambos equipos.

El inicio del partido dejó muy buenos minutos para los tinerfeños. Con un parcial de (4-12) con McFadden y Tim Abromaitis como anotadores, los jugadores de Vidorreta intentaban imponer su ley lo que provocaba que el equipo local solicitara su primer tiempo muerto del partido. Pronto se encontró el Iberostar con la primera reacción de los locales para situarse (11-13). Parcial de 0-4 nuevamente para los tinerfeños que querian dominar este comienzo de partido. La segunda unidad fue clave en los minutos finales del primer acto. Bassas, con triple y acción de dos, ponía el (14-22) con el que cerraba el primer acto del partido.

El segundo cuarto comenzaba fuerte para los locales que ponían parcial de 6-0 con Rabaseda queriendo ser protagonista. La segunda unidad, salvo Ferrán Bassas era superada por la segunda unidad del cuadro local. Así fueron recortando distancias hasta situarse (25-27) en el marcador. El argentino Brussino cogía con dos triples el testigo anotador de Bassas para tener una minima renta los aurinegros, (29-32). A base de triples (Tim Abromaitis y Staiger), los jugadores de Vidorreta volvían a poner una renta en el marcador dejando claro que querían llevarse este cuarto, (33-42).

Los minutos finales del segundo acto vieron como McFadden cogia el testigo anotador guiando a los suyos a diferencias cercanas a los diez puntos. Con (43-49) se llegaba al descanso. Enesos primeros veinte minutos, Abromaitis con 11 y McFadden con 8 puntos eran los máximos anotadores del equipo tinerfeño. Llamaba la atención las 10 pérdidas de balón de los jugadores de Salva Maldonado. Comenzaba el tercer cuarto con temor a anotar en el bando tinerfeño que veía como Abromaitis se cargaba en el primer minuto y medio con su tercera falta personal con prácticamente dos cuartos por delante.

Sin embargo el Herbalife Gran Canaria se cargaba muy rápido de faltas personales. A falta de 6'30'' para la conclusión del acto ya estaban en bonus con (47-53). Los minutos iniciales eran para ambos equipos con ausencia de puntos. Este tercer cuarto fue el más flojo de los cuatro. Errores por ambos bandos. Así se llegaba al final de cuarto con el marcador (60-65). Con cinco puntos de renta, comenzaba el último cuarto de partido. En los treinta minutos anteriores no había estado nunca el Herbalife Gran Canaria por delante en el marcador.

Y en los primeros tres minutos, con un Colton Iverson colosal bajo aro, el Iberostar Tenerife conseguía su máxima renta del partido (60-73). Salva Maldonado solicitaba tiempo muerto. El Iberostar Tenerife realizaba sus mejores minutos del partido con un rival que poco a poco daba la sensación de tirar la toalla. Recordaran mucho tiempo este encuentro 1000 en ACB en el bando grancanario. Dejaban pasar los minutos sin pena ni gloria, y lopeor, con la indiferencia del público que poco a poco abandonaba el pabellón. El Iberostar Tenerife sumaba una clara, justa y merecida victoria en el derbi. Al final, el resultado de (77-91) lo dice todo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?