Últimas noticias Hemeroteca

Zakaria Dekdouk: "He empezado de menos de cero, pero si tienes un sueño hay que luchar por él"

Llegó en 2016 de Argelia y acaba de montar su propio negocio. La historia de este refugiado de 25 años es un ejemplo de integración y de agradecimiento a todas las personas que le han ayudado.

Zakaria es un refugiado. Llegó a España en septiembre de 2016 huyendo de Argelia y de algo de lo que prefiere no hablar. Detrás de esas huidas, en algunos casos, hay motivos religiosos, políticos, de orientación sexual o simplemente la guerra. En el relato de su experiencia solo tiene palabras de agradecimiento para todos los que le ayudaron, que fueron muchos. Acogido bajo el programa de Protección Internacional de Cruz Roja sigue un itinerario que le trajo a Córdoba y que recientemente le ha llevado a abrir su negocio, una barbería en el corazón de la Huerta de la Reina.

Zakaria en la barbería de la calle Marqués de Guadalcázar. / CADENA SER

Estamos en tu negocio,

En mi barbería, bienvenidos.

¿Habías pensado dedicarte a esto?

Yo tenía el sueño de venir a España, montar mi negocio, trabajar, aprender, conocer gente, y ahora estoy bien.

Llegaste en 2016. Entonces se hablaba mucho más de refugiados.

Ahora también hay gente que habla mucho, y hay quien piensa que los refugiados son solo de África pero hay mucha gente pidiendo asilo en España.

 

A él no le han dado aún el asilo. Asegura que cuenta con un “permiso de residencia”, la denominada “tarjeta roja” y en esa situación lleva dos años. En Barcelona vivió en un albergue: “no conocía nada y a nadie” hasta que con la ayuda de una abogada que le ayudó “mucho” comenzó a solucionar sus papeles.

 

No veíais tu futuro en Argel

Allí no hay futuro. Para los jóvenes está la cosa complicada.

Tú no eliges Córdoba

No, prefería quedarme en Barcelona pero me mandaron aquí. Al principio estuve mal, porque no conocía gente, la ciudad era muy diferente, la veía pequeña, pero ahora me siento cordobés. Estuve en un programa de Cruz Roja, viviendo en el albergue seis meses, con otros refugiados. De Siria, africanos, ucranianos, rusos y latinoamericanos. Con ellos me sentí como una familia grande. Tengo un buen recuerdo. Como no sabía el idioma me puse a estudiar. Entendía que era lo más importante, porque sin idioma no podía hacer nada, ni buscar trabajo, ni estudiar, ni nada. Y ahí empecé a estudiar el castellano.

Ibas a tres sitios a dar clase.

Estudie muchísimo. Me levantaba a las 9:30 teníamos clase con Cruz Roja, luego otra clase en Córdoba Acoge, hasta las 14h. Y por la tarde tenía otra clase en APIC. Luego estudiaba en el albergue y escuchaba música, veía la tele, para aprender.

Te has encontrado con mucha gente que te ha ayudado.

CADENA SER

Sí, cuando empecé a conocer gente de aquí también hay gente que me ha ayudado mucho. Después me fui a vivir solo en mi propio piso, dentro del programa de Protección Internacional y empecé un curso de peluquería, en una academia. Ahí empecé a conocer gente de Córdoba y fue algo muy bueno para mí. Aprendí el tema de peluquería, que me encanta, durante 9 meses y tengo buenos recuerdos, pero también fue importante conocer gente de aquí, salir con ellos.

CADENA SER

 

Zakaría asegura que entre esos cordobeses se siente como en una familia, “de verdad”. Destaca la ayuda de los dos hermanos que gestionan la academia en la que se formó: “me ayudaron mucho para aprender”; y también la vida con el resto de los chicos y las chicas del curso: “Tengo buena relación con ellos, me respetan mucho y yo a ellos. Salimos con ellos, hablamos todo el rato”. Se siente feliz pero recuerda a su familia, a la que dejó en Argel. Especialmente a su madre. “Al llegar a España cogí el móvil y mi madre me dijo “me dejaste quemada”, porque en casa soy el único chico que me llevaba mejor con mi madre, le compraba regalos, fue muy difícil para mí. Llevo casi dos años sin verla. A ver cuando puedo verla otra vez”, se lamenta.

 

Y llega el momento de comenzar otra historia: montar tu negocio.

Me dieron mi diploma, hice prácticas y luego estuve buscando otra opción para montar mi propio negocio. Conocí a otra mujer de Cruz Roja, ella me ayudó para tener una cita con un banco y fui a hablar con el director.

Y fue todo bien en el banco.

Si, fue muy simpático, le llevé mis papeles y en un mes me dijo que sí, que me daban dinero para montar el negocio, pintarlo, hacer una reforma grande.

Cuando entras aquí y ves lo que has conseguido.

Me siento en el sillón y digo: he empezado de cero, bueno de menos de cero y mira donde estoy. Cuando tienes un sueño hay que luchar por él. En esta vida nada es imposible, hay que trabajar para tu sueño.

CADENA SER

Cuando ves que se habla de los refugiados y se habla mal. ¿Qué piensas?

En TV casi no lo veo, pero en las redes sociales, como FaceBook hablan así, que vienen a quitarnos nuestro trabajo, hablan mal.

¿Y te duele?

Me duele un montón, también soy refugiado, y eso no es verdad. Hay gente que quiere cambiar su vida porque en su país no estaba bien. Y solo quieren cambiar su vida.

 

Zakaría recuerda entonces el caso de aquellos refugiados a los que ha conocido y que vienen de Siria, dejando atrás una historia de guerra. Incluso algunos con cicatrices visibles en los ojos, o en las manos. “Es muy difícil para ellos”.

 

Imagínate que tú estás bien en tu casa, normal y de pronto estás en guerra y tienes que salir, no sabes dónde ir. Es muy difícil.

CADENA SER

Y el futuro

Nadie lo sabe qué va a pasar. Pero quiero seguir trabajando y ojalá llegue el día en el que yo pueda ayudar a la gente y ser un buen barbero.

Suerte

Gracias. Y gracias a la SER y a toda la gente que me ha ayudado mucho. Y Viva España.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?