Últimas noticias Hemeroteca

Las obras del Museu del Torrelló sacan a la luz la antigua fachada en Almassora

Alcaldía resuelve modificar el proyecto inicial para conservar parte de los restos

El Museu Municipal del Torrelló cambiará su imagen habitual para respetar y poner en valor los restos hallados en la fachada durante las obras de rehabilitación del edificio. Los albañiles han encontrado la antigua sillería de la fachada, compuesta por piedra típica de Almassora, así como las marcas de los cambios ejecutados en el edificio a lo largo del tiempo, por lo que el consistorio ha decidido modificar el diseño inicial para conservar estos hallazgos.

Los operarios trasladaron al Servicio Municipal de Mantenimiento y Logística (SMML) la mampostería encontrada al picar la fachada para reparar fisuras, desconchados y grietas y éste puso en conocimiento de la alcaldesa, Merche Galí, la novedad descubierta durante las obras de reforma. Juntos acordaron alterar el proyecto de rehabilitación previsto para mantener a la vista una parte de los hallazgos en la fachada de la calle San Isidro, de manera que la antigua piedra quedará al descubierto.

“Las obras que comparten Servicios Públicos y Patrimonio se plantearon para garantizar la conservación del edificio y, al mismo tiempo, dotarlo de la accesibilidad propia de la normativa vigente, pero el descubrimiento de los antiguos restos nos ha llevado a primar en el exterior la puesta en valor de los materiales y el modo de construir típicos de Almassora”, según la alcaldesa.

Los operarios han hallado también las marcas que dejó en la fachada de la calle San Isidro la puerta original del edificio, más amplia que la actual para permitir, según entienden los técnicos, la entrada de carros con animales hasta el antiguo patio interior. Los posteriores usos de la casa conllevaron otras obras que, con mayor o menor acierto, alteraron la composición inicial, tal como han descubierto los albañiles.

Con la conservación de una parte de la antigua sillería, formada por piedra irregular característica de la población, la ciudadanía podrá comprobar cómo era originariamente el edificio que ahora albergan los restos del yacimiento arqueológico del Torrelló del Boverot. El resto de la fachada cambiará el color caldera por gris para mejorar la integración del edificio en la Vila, barrio declarado Bien de Interés Cultural.

La intervención, que finalizará este mes, cuenta con un presupuesto de 15.000 euros y se suma a la instalación de un ascensor en el interior para permitir el acceso de sillas de ruedas y carros de bebé al primer piso, donde están expuestos los restos del Torrelló, y también mejoras en la entrada, así como la incorporación de un baño adaptado en la planta baja. Dos empresas locales se ocupan de los trabajos que comparten las delegaciones de los concejales Amaya Gómez y Joan Antoni Trenco.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?