Últimas noticias Hemeroteca

La Arandina ultima la incorporación de nuevos directivos

En breve pretende anunciar los compromisos de Yolanda Bayo (presidenta de Asemar) y Toni de Santiago (empresario e hijo del ex presidente del club Antonio de Santiago

Yolanda Bayo es una de las incorporaciones que puede cerrar en breve la Arandina /

La Arandina busca un cambio de imagen y nuevos interlocutores. Ha sido tal el desgaste institucional y tantos los frentes abiertos por los que se pierde imagen, que los actuales directivos, que se han quedado solos, no alcanzan a poder cumplir una sola de las promesas que trasladaron a su masa social en la Asamblea celebrada en el mes de julio. Su ‘golpe de estado’ cada vez tiene menos sentido, menos explicaciones sólidas y se debilita por momentos. Solo la impecable trayectoria deportiva del primer equipo les permite aferrarse a un argumento que nada tiene que ver con la parte institucional, absolutamente debilitada y bajo mínimos a nivel de imagen.

Según ha podido saber la Cadena SER, el club no tardará en anunciar la incorporación de nuevos directivos. Dos responden al perfil de personas con arraigo social en la Ribera del Duero: Yolanda Bayo, empresaria y presidenta de Asemar, y Toni de Santiago, empresario e hijo de Antonio de Santiago que, durante varios años, fuera presidente de la Arandina. Una medida que pretende, entre otros objetivos, ayudar a paliar el desatino en las relaciones con el Ayuntamiento de Aranda de Duero. Y no solo con el equipo de gobierno al que la Arandina expuso a una crítica feroz la semana pasada. Todos los grupos políticos conocen la falta de respeto cuando no insultos que se han proferido contra ellos hasta el punto de que, en los últimos días, ha habido representantes políticos que se han planteado presentar denuncia en un juzgado por la gravedad de las insinuaciones en algunos casos y de los insultos en otros.

Si en algún momento la actual cúpula directiva de la Arandina tuvo crédito, no ha tardado en perderlo. Y los actuales interlocutores ya no dan la cara. Nuca lo hicieron desde el ‘golpe de estado’ pero ahora, además, se esconden. No se atreven a explicarse ante las autoridades municipales, prácticamente las han echado del palco pero reconocen en sus círculos más íntimos, que no se atreven a discrepar del máximo responsable técnico y que la brecha abierta con el Ayuntamiento ya es un problema de notables dimensiones. Pueden compartir el fondo de las críticas de Javier Álvarez de los Mozos pero detestan las formas. Hasta en dos ocasiones se han disculpado ante responsables políticos pero siempre a espaldas del técnico. Hasta la semana pasada. Y desde entonces, el silencio por respuesta a todos los niveles.

La crisis institucional de la Arandina alcanza unos niveles difícilmente asumibles. Era previsible. La deriva en la que ha entrado el club desde junio de este año ha propiciado una descapitalización de recursos humanos que hace inviable poder gestionar una entidad que anunció en julio cambios substanciales con el objeto de adquirir una velocidad crucero hacia una profesionalización que ni se ve ni se espera. Al contrario. La trayectoria deportiva ha sido inversamente proporcional a la institucional. Y el propio entrenador se ha desgastado en reivindicaciones que tendrían que haberse gestionado desde la diplomacia del equipo gestor.

La distancia con el socio tampoco es menor. Se le ha arrebatado el derecho a decidir. Y tampoco hay muchas expectativas en que la elaboración de los nuevos estatutos la mejoren. Más autoridad para la directiva y menos soberanía para los socios. Menos responsabilidad para los gestores sobre un hipotético déficit restando peso a poder exigir un mayor control de una economía saneada. Y a las voces que se han mostrado críticas, medidas de coacción, respondiendo con la toma de fotografías de quienes se han mostrado contrarios a la actual forma de proceder.

La llegada de Yolanda Bayo y de Toni de Santiago son dos medidas estratégicas de fondo y de forma. Para algunos ex directivos del club de hace algunos años son sorprendentes “porque ya fueron propuestos para su ingreso años atrás y hubo negativa tajante desde la cúpula directiva actual”. Los tiempos han cambiado y quienes no quisieron perder el control de un ‘coto privado’ ahora, con una imagen deteriorada y desacreditada, tratan de coger oxígeno. También de acceder a la próxima Asamblea de Socios con escudos protectores.

Yolanda Bayo ya estuvo muy vinculada al BM Villa de Aranda hace algunos años aunque nunca como integrante de la Junta directiva. Ahora parece decida a aceptar la propuesta de integrarse en la Arandina CF. Presidenta de Asemar, será el recurso que utilice el club para buscar una reconciliación con las autoridades municipales que, sin disculpa pública por los últimos acontecimientos, no parecen muy dispuestas a cambiar su posicionamiento presente.

Con Toni de Santiago se ganan relaciones futbolísticas de alto nivel. Persona de fútbol y empresario que algunos apuntan es el señalado por los actuales directivos como heredero de la presidencia. Una forma de traspasar responsabilidades en una situación verdaderamente crítica.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?