Últimas noticias Hemeroteca

ADIF sigue desmantelando estaciones

Las máquinas acaban con el apeadero de Gumiel de Izán, después de haber hecho lo mismo con el de Villamayor de los Montes

Las máquinas han acabado con el apeadero de Gumiel de Izán y sus dos viviendas /

La Plataforma Ciudadana por el Directo denuncia lo que parece una muestra más de la escasa voluntad política de reactivar la línea férrea Madrid-Aranda-Burgos. En las últimas semanas ADIF ha desmantelado dos estaciones del recorrido: la de Villamayor de los Montes y más recientemente, esta misma semana, la de Gumiel de Izán. La entidad pública que se ocupa de esta infraestructura ferroviaria había pedido al Ayuntamiento gomellano licencia urbanística para demoler este apeadero, justificando la medida en el “mal estado” en que se encontraban estas instalaciones, que estaban ocupadas por vagabundos, con el peligro que esto podía implicar, reconociendo que su deterioro se debe a una “deficiente conservación”.

El presidente de la Plataforma entiende que estos hechos dicen muy poco a favor de las intenciones del Gobierno de apostar por esta vía férrea, cuando se escuda en que no hay presupuesto para ello pero sí lo tiene para desmantelar los elementos de su recorrido. “Se dice que no hay ningún tipo de partida económica para la recuperación del Directo, pero sí que lo hay para demoler las estaciones”, comenta Jorge Núñez. “Yo no sé si este gobierno, que decía que quería subir la tasa de transporte de mercancías a un 10% estando en un 2, tiene intenciones de gastar un dinero en esta línea de ferrocarril para su reapertura o más bien para su desmantelamiento”, añade la cabeza visible de este colectivo, que tiene intención de pedir cuentas al gobierno socialista a través de su parlamentaria burgalesa, Esther Peña.

Los trabajos de demolición abarcan el apeadero y también dos edificaciones vinculadas a esta instalación ferroviaria. El Ayuntamiento solicitó hace dos años la cesión de estos inmuebles pero las negociaciones no dieron sus frutos. El alcalde considera que lo más triste es que se hayan llegado a demoler sin tener en cuenta su utilidad para el municipio. “No tenía que haber llegado esto a suceder; se llega a un acuerdo con ADIF y podrían estar viviendo dos o tres familias perfectamente, y esto es lo que es triste de esta situación”, se lamenta Jesús Briones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?